Público
Público

Grecia tendrá que firmar un 'contrato' de unidad si quiere recibir más ayudas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Eurogrupo ha exigido a los partidos que formarán el Gobierno de unidad nacional en Grecia que garanticen de manera inequívoca y por escrito su compromiso con el segundo rescate al país si quieren recibir más ayuda económica.

"Damos la bienvenida a la intención de Grecia de formar un gobierno de unidad nacional", pero "pedimos a todas las partes que asuman sus responsabilidades", indicó el presidente del Eurogrupo y primer ministro luxemburgués, Jean-Claude Juncker, al término de la reunión de los 17 ministros de Finanzas de la eurozona.

La zona del euro ha pedido a Grecia que "envíe una carta, co-firmada por los líderes de los dos principales partidos del futuro Gobierno de coalición para reafirmar su compromiso con los acuerdos alcanzados en la cumbre del 26 y 27 de octubre", es decir con el segundo rescate al país heleno, que asciende a 130.000 millones de euros y que incluye una condonación de la mitad de la deuda (100.000 millones) por parte de la banca.

Eso implica garantizar el cumplimiento de las duras medidas de ajuste y de reformas estructurales que debe ejecutar en el marco del primer rescate y el segundo.

El Eurogrupo y el Fondo Monetario Internacional (FMI) congelaron la semana pasada el desembolso del sexto tramo de ayuda a Grecia, que asciende a 8.000 millones de euros, hasta que Atenas no confirme su compromiso con todas las medidas aprobadas en la cumbre de la eurozona ante el referéndum que quería celebrar el primer ministro griego, Yorgos Papandréu, y la posterior crisis de Gobierno.

Esa exigencia es el requisito previo para que Grecia pueda recibir el segundo rescate y el sexto tramo del primer paquete de ayuda, cuyo desembolso podría quedar desbloqueado antes del próximo Eurogrupo de 29 de noviembre, indicó Juncker.

El comisario europeo de Asuntos Económicos y Monetarios, Olli Rehn, señaló que la troika -Comisión Europea, FMI y Banco Central Europeo- regresará a Atenas en cuanto se disponga del compromiso por escrito y el nuevo Ejecutivo esté constituido y funcionando.

Juncker resaltó que también en los otros dos países rescatados, Irlanda y Portugal, los partidos políticos se comprometieron a apoyar las medidas de ajuste y reformas pactadas con la troika.

En cuanto a la otra preocupación de la eurozona, Italia, el Eurogrupo ha pedido a Roma que concrete hasta finales de semana las medidas de ajuste que se ha comprometido a tomar.

La Comisión Europea enviará una misión técnica a Italia mañana o a más tardar el miércoles para comprobar que se toman las medidas a las que se comprometió Roma en la cumbre de la eurozona, explicó.

Esa evaluación es independiente de la que realizará el FMI.

Ante el temor de un posible contagio de la crisis de la deuda griega a Italia u otros países, los ministros de Finanzas avanzaron en los detalles técnicos para acelerar el reforzamiento del Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF), el "cortafuegos" de la eurozona para frenar y evitar ese hipotético escenario.

Pese a haber aclarado algunos detalles, no han logrado esbozar los elementos de peso, como los porcentajes de los bonos que compren los inversores en el mercado primario que asegurará a través de un certificado, o la contribución de inversiones públicas y privadas, principalmente de países emergentes, en el Fondo de Co-Inversión.

Ese vehículo comprará bonos en los mercados primario y secundario aunque los países beneficiarios tendrán que firmar un Memorando de Entendimiento asumiendo ciertas condiciones.

El dinero podrá utilizarse para recapitalizar bancos.

En las próximas semanas, Estados miembros, participantes del mercado, agencias de calificación y otros actores serán consultados y en el próximo Eurogrupo se decidirán los términos y las condiciones para que se podrá terminar el trabajo legal hasta finales de noviembre y aplicar los esquemas a partir de diciembre.

El objetivo es elevar a un billón de euros la capacidad de intervención del FEEF, es decir cuadruplicar o quintuplicar su dotación actual pero sin que los Estados aporten nuevas garantías.