Público
Público

Grecia y Corea del Sur buscan definir su futuro en el Grupo B

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Las selecciones de fútbol de Grecia y Corea del Sur afrontarán el sábado un partido crucial dentro del Grupo B del Mundial de Sudáfrica, un duelo que podría definir su destino en la competición.

Al igual que el fuerte viento que sopla en Port Elizabeth, el primer encuentro del sábado podría determinar cuál de los dos equipos es capaz de dar la sorpresa y podría definir las esperanzas de cada uno de cara al futuro cercano.

El sorprendente título logrado por Grecia en la Eurocopa de 2004 y las semifinales que alcanzó Corea en el Mundial que organizó en 2002 son sólo recuerdos, y ambos países se enfrentan a una complicada tarea para superar el grupo que completan Argentina y Nigeria, favoritos a priori.

Aunque el partido del sábado en la tranquila ciudad costera está lejos de ser un gran despliegue de espectáculo, los tres puntos serían vitales para las esperanzas de clasificación de ambas selecciones, que tendrán dos encuentros mucho más complicados por delante.

Una victoria de Grecia ayudaría a hacer olvidar los fantasmas tras una pésima actuación, con tres derrotas, en la Copa del Mundo de 1994, en la que además no consiguió ningún gol.

Su experimentado entrenador, el alemán Otto Rehhagel, cree que el pasado debe ser olvidado, a excepción del triunfo en la Eurocopa 2004, del que conserva seis campeones en su actual plantilla.

El técnico teutón optará seguramente una vez más por un equipo sólido en defensa con un único delantero como Fanis Gekas, que buscará mantener la racha goleadora que mostró en la fase de clasificación, con 10 tantos en 12 encuentros.

El historial mundialista de Corea del Sur es algo más impresionante porque ha participado en siete ediciones y llegó a Sudáfrica invicta en la fase de clasificación, aunque el hecho de que nunca haya superado la fase de grupos en suelo extranjero es una cuenta pendiente.

El partido del sábado marcará, además, la inauguración del deslumbrante estadio Nelson Mandela Bay, aunque tal vez no sea con el mejor espectáculo en un duelo que, a priori, se plantea como mezquino.

Sin embargo, Corea podría sorprender con la velocidad y habilidad de algunos de sus jugadores, como es el caso del capitán y centrocampista del Manchester United Park Ji-sung.

Por otro lado, con Huh Jung-moo en la dirección técnica, el combinado surcoreano tiene por primera vez a un entrenador local al frente y cuenta con seis futbolistas que militan en clubes europeos, algo que Park cree que será beneficioso.

"La experiencia ayuda a los jóvenes jugadores a estar más confiados de jugar un Mundial", manifestó Park.

"Pero no es un grupo fácil. Tenemos que dar pelea (...) pero creo que tenemos posibilidades de superar la fase de grupos", agregó.