Público
Público

Un Greco del Prado llega a Jerusalén para conmemorar los lazos España-Israel

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Una representación de "San Juan Evangelista" de El Greco se exhibe desde hoy en el Museo de Israel, en Jerusalén, por cortesía del Museo del Prado de Madrid con motivo del 25 aniversario de las relaciones diplomáticas entre España y el Estado judío.

El óleo, de 99 centímetros de alto por 77 de ancho, fue presentado esta tarde en un evento en el que participaron Isaac Navón, ex presidente del Estado de Israel, y Álvaro Iranzo, embajador de España en Tel Aviv, entre otros.

Pintado hacia 1605, en el último período toledano del genial autor manierista, "San Juan Evangelista" permanecerá en Jerusalén hasta el próximo 15 de enero, antes de regresar a su sala habitual en el principal museo de la capital española.

"Hace 25 años tuve la dicha de firmar el primer acuerdo cultural entre España e Israel. No imaginaba entonces que veríamos una obra tan grande expuesta aquí, en Jerusalén", dijo Navón en el acto de presentación, que atrajo a un centenar de personas.

También James Snyder, director del Museo de Israel, institución enciclopédica que alberga los rollos del Mar Muerto, destacó la importancia del lienzo para un país joven que carece de las creaciones que brillan en Madrid, París, Londres o Moscú. "Nunca hemos tenido un Greco ni hay en nuestra colección ni en la de ningún otro museo de Israel", dijo Snyder.

El proyecto nació del diálogo entre la representación diplomática y las dos instituciones artísticas para efectuar un proyecto conjunto en el marco del aniversario.

Finalmente se optó porque El Prado cediera una obra, que fue elegida de entre un listado de tres.

"Queríamos un maestro español porque estábamos hablando de las relaciones entre España e Israel", declaró a Efe Shlomit Steinberg, responsable del Departamento de Arte Europeo del Museo de Israel y comisaria de la muestra de ocho obras españolas o relacionadas con santos que rodean al "San Juan Evangelista" en una sala.

En el cuadro, el apóstol aparece ataviado con ropas verdes y rosadas, colores con los que suele aparecer representado y ante uno de sus característicos fondos grisáceos con nubes, explicó a Efe Leticia Ruiz, responsable del departamento de pintura española hasta 1700 del Museo del Prado.

El Greco le imagina en actitud de diálogo, probablemente con otro apóstol, mientras ofrece un cáliz (uno de sus símbolos recurrentes, en este caso típico toledano del siglo XVI) del que sobresale un líquido que toma forma de dragón, en alusión al intento de envenenarle por un sacerdote del Templo de Diana de Éfeso.

"Pertenece a la época en la que su pintura se hace más extrema y expresiva, la más conocida por el público", agrega Ruiz sobre un creador "difícil de clasificar" y muy adecuado para la efeméride por ser "muy conocido y característico del El Prado".

La presentación incluyó una charla de Fania Oz-Salzberger, profesora de Historia de la Universidad de Haifa (norte de Israel) e hija del famoso escritor Amos Oz.

Oz-Salzberger repasó las trayectorias vitales de El Greco, pincel de la contrarreforma, y de Yehuda Halevi, destacado filósofo y poeta judío español, y su conexión con la ciudad santa desde sus respectivas posiciones religiosas.

El cuadro ha llegado a Jerusalén como uno de los actos del 25 aniversario del establecimiento de relaciones diplomáticas entre España e Israel, que se cumplió en enero.

La efeméride tuvo entre sus puntos fuertes en el ámbito diplomático la visita en abril del príncipe Felipe, heredero a la Corona española, y su esposa Letizia, la primera de los príncipes de Asturias.

Dos meses antes, el presidente israelí, Simón Peres, había visitado España.

En el terreno cultural, el aniversario todavía deparará algunas iniciativas notables, como una exposición de un centenar de dibujos, grabados y pinturas de Pablo Picasso relativos a la tauromaquia que el público israelí podrá admirar a partir de noviembre en el Museo de Arte de Tel Aviv, indicó el embajador español en Israel.

Ese mismo mes, José Mercé traerá su fuerza flamenca al Museo de Israel, en su primera actuación en el país, y la Cinemateca de Tel Aviv acogerá una semana de películas españolas con Madrid como elemento común.

Por Antonio Pita.