Publicado: 27.02.2014 10:02 |Actualizado: 27.02.2014 10:02

Greenpeace amordaza a los leones del Congreso en protesta por la Ley de Seguridad Ciudadana

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Activistas de Greenpeace han amordazado este jueves a los leones de las Cortes en protesta por la futura Ley de Seguridad Ciudadana, que consideran una "ley antiprotesta" o "ley mordaza", aunque su acción ha sido detenida rápidamente por efectivos de la Policía Nacional, según Isabel Rivera, una portavoz de la organización. Dos de los activistas han sido detenidos.

El pasado mes de mayo, ocho activistas de Greenpeace se encaramaron al tejado del Congreso de los Diputados aprovechando los andamios por las obras de reforma de la Cámara y desplegaron una pancarta contra la Ley de Costas.

Con la futura ley, escalar cualquier edificio de interés "histórico-artístico" será una infracción grave que puede conllevar una multa de entre 1.000 y 30.000 euros, igual que perturbar la seguridad ciudadana frente a las sedes del Congreso de los Diputados, el Senado y las Asambleas Legislativas de las comunidades autónomas, aunque no estén reunidos.

El presidente del Congreso, Jesús Posada, ha calificado de "incidente menor" el "intento" de activistas de Greenpeace de amordazar los leones del Congreso en protesta por la futura Ley de Seguridad Ciudadana. En los pasillos de la Cámara Baja, Posada ha relatado que activistas de la citada ONG han subido a uno de los leones del Congreso "con intención de amordazarlo" y han mostrado una "pequeña" pancarta en protesta contra la Ley de Seguridad Ciudadana que impulsa el Ministerio del Interior.

Posada ha querido dejar claro una vez más que, mientras el Pleno esté reunido, no puede haber manifestaciones en los alrededores "porque eso puede influir de alguna forma en las decisiones de los diputados". "Eso va en contra de los principios que yo defiendo. No acepto manifestaciones en la Carrera de San Jerónimo", ha sentenciado. De hecho, las protestas que llevan a cabo estos días los trabajadores de la embotelladora española de Coca Cola se desarrollaron en la Plaza de Cánovas del Castillo (Neptuno), al final de la citada calle.