Público
Público

Los griegos castigan a los partidos de la austeridad

Nueva Democracia gana en las urnas pero tendrá difícil formar GobiernoEl Pasok obtiene su peor resultado desde 1974. La Coalición de Rzquierda Radical, Syriza, es la segunda fuerza más votada a

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los griegos han dicho un no alto y claro a la política de austeridad impuesta por la Troika (Banco Central Europeo, Fondo Monetario Internacional y Comisión Europea) y la entente Merkozy, castigando duramente en las urnas a los partidos que han guiado la suerte del país en los últimos 40 años. De hecho, el castigo ya  se puede apreciar en el dato de participación: un 63%, el más bajo desde las elecciones parlamentarias de 1974.

Con el 99,01 % de los votos escrutados, el conservador Nueva Democracia (ND) obtuvo una pírrica victoria con el 18,88 % de los votos (33,4 % en 2009), que, sumado a las 50 diputados otorgados a la primera fuerza, obtendría 108 escaños. Mientras, el Pasok se queda en el tercer puesto con el 13,2 % (43,9 % en 2009) y 41 escaños. La suma de estas dos fuerzas, las principales que avalan los planes de la UE, no llega a los 151 diputados para hacer gobierno.

Como gran revelación de las elecciones, la Coalición de la Izquierda Radical (Syriza), lidereada por el joven Alexis Tsipras, cuadruplicó sus resultados de las últimas elecciones convirtiéndose en segunda fuerza política del país con el 16,76 % de los votos y 52 escaños. 'Grecia ha mandado un mensaje a Europa de revolución pacífica que demuestra que Europa no puede seguir sobrevviendo con paquetes de rescate y planes de ajuste mosntruosos'.

El más brutal ha sido el que se ha llevado el socialista Pasok del exministro de Economía Evangelos Venizelos, que se ha visto sobrepasado por Syriza. Sólo en las primeras elecciones democráticas tras la caída de la Junta Militar, celebradas en noviembre de 1974, el Pasok, fundado unos meses antes por Andreas Papandréu, había logrado unos resultados similares a los de hoy, con un 13,6%, que le reportó también la tercera posición. Desde entonces, siempre había quedado primero o segundo, con un apoyo que oscilaba en torno al 40%.

La participación en la votación fue del 65%, la más baja en elecciones parlamentarias desde la vuelta a la democracia en 1965. Además, alrededor del 20 % de los votos quedaron sin representación parlamentaria, un porcentaje muy alto ya que la representatividad de la asamblea griega solía moverse entre el 90 y el 95 % de los sufragios en anteriores eleccioes.

Venizelos, que lograba un 13,2%, no tardó mucho en reconocer el desolador panorama para su partido pero consciente del espinoso camino que tendrán que seguir ahora para conformar un Ejecutivo solvente, llamó a la creación de un Gobierno de unidad nacional que incluya a 'todas las fuerzas pro europeas para que podamos gozar de una legitimidad política y aceptación en el extranjero'.

Esta es la única baza que le queda a los socialistas y parece que Samaras tampoco renunciaría a ello, mostrándose dispuesto a hacer un esfuerzo esperpéntico con tal de mantener la prevalencia bipartidista. El líder de ND propuso nada más cerrarse los colegios electorales y conocer los primeros sondeos a pie de urna un pacto a todas las fuerzas que optaban a conseguir representación en el Parlamento.

El pacto constaría de dos puntos indispensables: que Grecia continúe formando parte de la Eurozona y que haya un cambio de dirección en las políticas de ajuste 'para que la sociedad griega pueda crecer y sanarse'. 'Entiendo la rabia de la gente pero nuestro partido no dejará a Grecia sin Gobierno', añadió. Por el momento su partido conseguiría en torno a los 111 escaños en el parlamento gracias al premio de 50 escaños suplementarios a la formación más votada queestablece la legislación. Pero aún necesitaría de otros 40 para tener la mayoría en la Cámara. 

Esa rabia de la que hablaba Samaras ha hecho crecer los votos para las formaciones minoritarias. Y si por la izquierda Syriza y el Partido Comunista (con un 8,36%) obtenían unos resultados historicos, a la extrema derecha, el Dorado Amanecer de Nikos Michaloliakos, con un 6,87%, conseguiría 21 poltronas y entraría por primera vez en el Parlamento. 'Me habéis calumniado, me habéis cabreado y ahora el que os da soy yo. La resistencia contra la junta de los recortes continúa dentro y fuera del Parlamento. Le dedico esta victoria a todos los compañeros con las sudaderas negras'.

Nueva Democracia -ND- (18,88 %) - 108 escaños

Coalición de Izquierda Radical -Syriza- (16,76 %) - 52 escaños

Movimiento Socialista Panhelénico -Pasok- (13,2 %) - 41 escaños

Griegos Independientes (10,6 %) - 33 escaños

Partido Comunista de Grecia -KKE- (8,47 %) - 26 escaños

Amanecer Dorado (6,97 %) - 21 escaños

Izquierda Democrática -Dimar- (6,1 %) - 19 escaños

Ecologistas Verdes (2,93 %)

Alerta Popular Ortodoxa -Laos- (2,90 %)

Alianza Democrática (2,56 %).