Público
Público

La gripe A puede imponerse este otoño a la gripe estacional

Los expertos discrepan sobre si el H1N1 sustituirá a los patógenos habituales

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Ante la falta de certezas científicas sobre la nueva gripe, la ministra de Sanidad y Política Social, Trinidad Jiménez, auguró en julio que el virus AH1N1 podría dejar un número de muertos similar al de la gripe estacional, en torno a 8.000 personas. Pero, ¿es seguro que estando en juego los dos tipos de gripe, los virus de la gripe estacional se comporten como siempre?

Esta es una de la principales incógnitas que quitan el sueño a los científicos, que esperan con miedo la llegada del frío. Es también lo que ha hecho que expertos del Centro de Control y Prevención de las Enfermedades (CDC) de EEUU hayan viajado a los países del cono sur para analizar lo que ha ocurrido allí, en plena temporada de gripe estacional.

Los datos distan de ser concluyentes, aunque hay una incógnita que parece haberse desvelado: el virus no parece haberse mezclado con los de la gripe estacional y, por lo tanto, no se ha creado un patógeno mutado, que sería aún más desconocido para la ciencia. 'El virus se comporta de la misma manera en materiagenética y virológica que lo que se ha visto hasta ahora en el hemisferio norte', según una portavoz del CDC.

Por otra parte, el presidente de la Organización Médica Colegial, Juan José Rodríguez Sendín, subrayó ayer que los grupos de población prioritarios para recibir la vacuna de la gripe AH1N1 no son muy distintos a los que son inmunizados cada año ante la gripe estacional. También comentó que 'no tiene sentido' vacunar a toda la población, como reclamó el martes la responsable de política sanitaria del PP, Ana Pastor, debido a la 'inmunidad del grupo'.

El jefe del Servicio de Medicina Interna del Hospital Joan XXIII de Tarragona, Jordi Relló,considera que el virus AH1N1 sustituirá a los causantes habituales de la gripe estacional: 'Cuando se introduce una cepa nueva, domina y arrincona a la predominante hasta ese momento'.

Sin embargo, el especialista de la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología José Luis Pérez Sáenz señala que no hay ningún dato objetivo que lo demuestre, excepto que ocurrió así en las pandemias de 1957 y 1968. 'Si algo se puede prever de este virus, es que es impredecible', comentó.

Según el Sistema de Vigilancia de la Gripe en España, la tasa de incidencia de la enfermedad en la tercera semana de agosto fue de 37,67 casos por 100.000 habitantes, por debajo de la media de casos (64) registrada en la temporada de gripe estacional 2008-2009. Este sistema ha empezado a contabilizar los contagios en verano por la aparición del virus de la gripe AH1N1.