Público
Público

Un grupo danés estrena "En la Toscana", drama surrealista de Sergi Belbel

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Plan B, grupo que da nombre a uno de los escenarios alternativos del teatro de Copenhague, representa estos días "En la Toscana", última obra del dramaturgo catalán Sergi Belbel, una obra que reflexiona sobre la crisis existencial a los cuarenta oscilando entre el drama y la comedia surrealista.

Ese "laberinto" que fluctúa entre sueño y realidad, como la define su autor a EFE, se podrá ver en su versión al danés hasta el 20 de octubre y en su original en catalán, el próximo día 5 en Salt (Girona), para viajar días después a la Feria Internacional del Libro de Fráncfort y más tarde al Teatro Nacional de Catalunya (TNC), institución que dirige el propio Belbel.

"En la Toscana" cuenta la historia de Marc, arquitecto de éxito y felizmente casado que se empieza a cuestionar su vida tras un viaje romántico a esta región italiana y que acaba arrastrando a su mujer y amigos a un pozo, entre sus propios delirios y dudas.

La versión dirigida por el joven Christoffer Berdal, reescrita por Simon K. Boberg, traductor al danés de Belbel y codirector de Plan B, fue estrenada anoche en la sede de este teatro en Copenhague, con la presencia de Belbel y del elenco de actores que protagonizarán el original en catalán.

Belbel se muestra muy satisfecho por el resultado, por el trabajo del protagonista, Olaf Johannessen, y el "dinamismo" de la obra, que difumina la frontera entre realidad y ficción y reduce su extensión en 25 minutos, a diferencia del montaje que el autor dirigirá en dos semanas, donde los dos mundos están marcados de forma explícita.

"La puesta en escena es muy distinta, más dinámica, sin solución de continuidad, obliga a pensar más rápido; la nuestra es más pausada y permite tener más tiempo para reflexionar sobre qué está pasando", explica Belbel, que ha mantenido su máxima de conceder al director la máxima libertad, sin intervenir en su adaptación.

Y de acuerdo con la reacción del público asistente al estreno en la sala -con capacidad para 150 espectadores y que ya ha vendido 2.000 entradas para las próximas funciones-, el montaje funciona a la perfección, ya que su ritmo frenético posibilita pasar de la carcajada al silencio dramático en apenas unos segundos.

Con "En la Toscana", el dramaturgo catalán (Terrassa, 1963) repite la experiencia realizada hace año y medio con "Móvil", que también fue estrenada antes en Dinamarca que en España, debido a la buena conexión que existe entre Belbel y Boberg.

"Cuando estrenamos aquí 'Móvil', Simon me recordó una idea para una obra que le había comentado hace años sobre un hombre feliz que sueña desgracias. Me animó a escribirla y me dijo que si lo hacía, Plan B la llevaría a escena", explica el autor de "Caricias".

Desde que asumió el cargo de director artístico del TNC, Belbel ha reducido su producción a una sola obra por año, un sacrificio que asume como el precio a pagar por estar al frente de una institución con la que ha conseguido aumentar la afluencia de público, lo que le hace calificar de "bastante positivo" el balance de su gestión.

Aunque sus colaboraciones con Ventura Pons, que adaptó al cine "Caricias" y "Morir", se remontan a hace más de un lustro, Belbel no oculta su "pasión" por la gran pantalla y habla de "asignatura pendiente".

"Mientras me siga llenando, continuaré haciendo teatro, pero no me querría morir sin meterme en el mundo del cine, como director o como guionista", afirma.

Muy diferente es su opinión sobre la narrativa, a la que se acercó en 2002 con "Ivern", una obra de terror presentada en el formato original de guión para una serie de televisión.

"La narrativa tiene una disciplina a la hora de escribir, una rapidez que yo no tengo. Es un práctica diaria, mientras que una obra de teatro la puedo escribir en 15 días", admite.

Después de dos décadas como dramaturgo, Belbel atesora premios tan prestigiosos como el Nacional de Literatura Dramática y el Max de las Artes, y pasa por ser uno de los autores teatrales españoles más internacionales, pero los galardones no le han restado energía: