Público
Público

Un grupo integrista niega estar detrás del ataque en Mogadiscio

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Un portavoz de Al Shabaab negó el viernes que el grupo insurgente estuviera estado detrás de un atentado suicida en una ceremonia de graduación universitaria celebrada la víspera en la capital de Somalia que causó al menos 22 muertos, entre ellos tres ministros del Gobierno.

Varios estudiantes y sus padres están entre las víctimas mortales del atentado, el peor de los últimos cinco meses en el caótico país del cuerno de África.

Las sospechas apuntaron inmediatamente hacia los integristas de Al Shabaab, que combaten contra el Gobierno respaldado por las potencias occidentales para imponer su estricta interpretación de la ley islámica.

"Declaramos que Al Shabaab no estuvo detrás de la explosión (...) creemos que se trata de un complot del mismo Gobierno", dijo a los periodistas el jeque Ali Mohamud Rage, portavoz de Al Shabaab. "No forma parte de la naturaleza de Al Shabaab tener como blancos a personas inocentes", agregó.

Rage dijo que hay serias disputas políticas entre altos cargos del débil Gobierno somalí encabezado por el presidente Sharif Ahmed, que apenas controla algunas zonas de Mogadiscio.

"Ustedes saben que hay una lucha de poder (...) que se extiende desde hace tiempo (...) Sabemos que algunos de los denominados funcionarios de Gobierno dejaron el lugar de la explosión unos minutos antes del ataque. Por eso está claro que estuvieron detrás de las muertes".

Estados Unidos acusa a Al Shabaab, el único grupo extremista que ha lanzado ataques suicidas en el pasado, de ser el brazo de Al Qaeda en Somalia.

Los servicios secretos occidentales dicen que Somalia se ha convertido en un refugio para los integristas, entre ellos yihadistas extranjeros, que están usando el país para orquestar ataques en la empobrecida región.

Algunos testigos dijeron que el ataque del jueves, ocurrido en un hotel de Mogadiscio, fue llevado a cabo por un hombre disfrazado de mujer que usaba velo. El agresor entró en la ceremonia, repleta de graduados de la escuela de medicina de la Universidad Benadir, sus padres y funcionarios de Gobierno, antes de aproximarse al escenario e inmolarse.

El primer ministro de somalí, Omar Abdirashid Ali Sharmarke, aseguró que el atentado no va a disuadir al Gobierno de luchar contra los integristas.

"La violencia extremista no es distinta de lo que hemos visto en otras partes atormentadas en el mundo, como Afganistán y Pakistán, y pedimos ayuda urgente de la comunidad internacional para evitar que Al Shabaab se refuerce".