Publicado: 05.05.2014 16:21 |Actualizado: 05.05.2014 16:21

Un grupo islamista amenaza con "vender en el mercado" a las 200 niñas nigerianas secuestradas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El grupo islamista Boko Haram se adjudicó el lunes la responsabilidad por el secuestro de más de 200 niñas durante un asalto en la aldea de Chibok en el noreste de Nigeria el mes pasado, informó la agencia francesa de noticias AFP, al citar un vídeo que obtuvo.

"Secuestré a sus niñas", dijo en el vídeo el líder de Boko Haram, Abubakar Shekau, según AFP. Shekau afirmó que las "vendería en el mercado". Integrantes del grupo islamista entraron el 14 de abril en una escuela secundaria de la localidad de Chibok en el estado de Borno, se llevaron en camiones a las adolescentes y desaparecieron en una zona junto a la frontera con Camerún.

El ataque en la escuela conmocionó es una nueva atrocidad en medio de la insurgencia islamista en el norte del país, que se ha vuelto cada vez más sangrienta. El secuestro se produjo el mismo día en que una bomba, también adjudicada al grupo, causó la muerte de 75 personas en Abuya, en el primer ataque sobre la capital en dos años.

Boko Haram, actualmente considerada la principal amenaza para el mayor productor de energía de África, está cobrando importancia y ampliando su alcance.

Los militantes reiteraron un ataque con bomba más de dos semanas después casi en el mismo lugar, donde murieron 19 personas y 34 resultaron heridas, en el suburbio de Nyanya.

La aparente falta de poder del Ejército para evitar el ataque o encontrar a las niñas en tres semanas ha generado protestas en el noreste del país y en Abuya.

El domingo, las autoridades arrestaron a un líder de una protesta que se realizó la semana pasada en la capital, quien había pedido al Gobierno que haga más para encontrar a las jóvenes. El arresto incrementó el descontento con las fuerzas de seguridad.

En una declaración televisada el domingo por la noche, el presidente nigeriano prometió que las niñas serían halladas y liberadas pronto, aunque admitió que no tenían ninguna pista sobre su paradero.