Público
Público

Un grupo ligado a Al Qaeda se atribuye los atentados de Bagdad

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Un grupo ligado a Al Qaeda ha reclamado la autoría de los dos ataques suicidas del domingo en Bagdad, en los que murieron 155 personas, reavivando las preocupaciones de seguridad según se aproximan las elecciones iraquíes de enero.

El grupo Estado Islámico en Irak publicó el comunicado, con fecha del 26 de octubre, en una página web utilizada a menudo por milicianos para reclamar la responsabilidad de ataques semejantes.

"Suicidas con bombas atacaron las guaridas de los infieles y los pilares del repulsador estado chií en la tierra del califato", declaró el comunicado.

El texto empleaba los términos que los milicianos árabes suníes suelen emplear para describir a la mayoría chií que ha dominado el Gobierno iraquí desde la invasión encabezada por Estados Unidos en 2003.

"Entre los objetivos escogidos se encontraban el ministerio de opresión conocido como el Ministerio de Justicia y la asamblea provincial de Bagdad (...) Los enemigos sólo entienden el lenguaje de la fuerza", indicó el comunicado.

La autenticidad de la reivindicación no pudo ser verificada inmediatamente.

El mismo grupo ha afirmado que cometió los ataques que se produjeron en agosto cerca de los ministerios gubernamentales en Bagdad, y en los que murieron 95 personas.

Según las autoridades, los ataques del domingo se cometieron con dos minibuses, sorteando la prohibición de entrada de vehículos pesados en la fuertemente custodiada parte central de Bagdad.

Ambos vehículos fueron conducidos por suicidas desde un lugar cercano, de acuerdo a las imágenes aéreas de aviones gestionados por Estados Unidos que sobrevuelan la ciudad.

Se espera que la campaña electoral se centre en los avances en seguridad logrados bajo el gobierno del primer ministro, Nuri al-Maliki, después de años de guerra, así como en cuestiones delicadas sobre la distribución del poder y la riqueza petrolera.

También se entiende que los insurgentes tratarán de desbaratar un proceso electoral que intenta preparar la vía para una retirada ordenada de la mayoría de las tropas estadounidenses de Irak.