Público
Público

Un grupo opositor sirio apoya la iniciativa de Liga Árabe para solucionar la crisis

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El grupo opositor sirio de los Comités de Coordinación Local aseguró hoy que apoya la iniciativa que la Liga Árabe piensa presentar al Gobierno de Siria con propuestas para resolver la crisis que vive el país.

En un comunicado, los Comités aseguraron que, mediante la iniciativa de trece puntos para combatir la violencia que elaboró la Liga Árabe, "se puede construir una buena base para tratar la crisis nacional", que comenzó en marzo con las manifestaciones masivas para pedir más democracia y la caída del presidente, Bachar Al Asad.

El documento de la organización panárabe exige al estado sirio el cese de la violencia contra civiles, la retirada de las fuerzas militares de las ciudades, la liberación de los presos políticos y de los acusados de participar en manifestaciones y la reparación de los daños causados por la violencia.

Los Comités ven con buenos ojos el documento a pesar de que no confían en el régimen ni en su presidente, cuyo mandato no consideran "legítimo".

"Tenemos reservas sobre el hecho de que se vayan a celebrar elecciones presidenciales con más de un candidato en 2014", reza el comunicado, pese a las promesas del régimen de abrir el sistema político al multipartidismo.

Este grupo opositor sirio pidió a la Liga Árabe que "se ponga del lado del pueblo árabe en su lucha y deje de dar al régimen asesino una oportunidad tras otra".

El comunicado de los Comités llega poco después de que el régimen sirio suspendiera la visita al país del secretario general de la Liga Árabe, Nabil al Arabi, que debía reunirse con las autoridades de Siria para presentarles el documento con las propuestas.

La Liga Árabe pretende que se forme un gobierno de unidad nacional aceptado por la oposición y que se organice un congreso excepcional del partido gobernante Baaz para que modifique la legislación que actualmente impide establecer un sistema democrático en el país.

El futuro gobierno deberá, además, organizar unas elecciones legislativas en las que participen todos los partidos bajo la supervisión de la justicia siria.

Los enfrentamientos entre el régimen y los opositores a Al Asad han causado la muerte de 2.045 civiles y de 489 soldados y miembros de las fuerzas de seguridad, según el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos.