Público
Público

Un grupo de talibanes ataca una base de la ISAF en Jalalabad

La Fuerza Internacional dice que no hay víctimas aunque los insurgentes afirman haber herido a 152 militares

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Un comando de talibanes atacó este miércoles el aeropuerto y una base militar de la ciudad afgana de Jalalabad (este). Los insurgentes, que hicieron estallar un coche bomba en la entrada del aeropuerto, no consiguieron entrar, sin embargo, en el perímetro. Según afirmó la ISAF en un comunicado, 'varios'atacantes  murieron durante el ataque. Los talibanes iban armados con lanzagranadas y armas cortas.

'No entraron en el perímetro del aeropuerto, y varios insurgentes murieron durante el ataque. Dos soldados de las tropas conjuntas (afganas e internacionales) resultaron heridos leves', aseguró la ISAF en su comunicado. Aunque según el portavoz taliban, Zabiullah Mujahid, el grupo, compuesto por diez hombres, mató o causó heridas a 152 soldados de la OTAN y 15 afganos.

Seis miembros del comando murieron y los otros cuatro lograron escapar, según Mujahid, que agregó que los insurgentes sí lograron entrar en el aeropuerto y destruyeron trece aeronaves.

Dentro del perímetro del aeropuerto de Jalalabad, capital de la provincia de Nangarhar y en una de las zonas de influencia de las milicias insurgentes, hay una base de las tropas de EEUU desplegadas en Afganistán, que se encargan de la gestión de las instalaciones. La carretera de Jalalabad-Torkham, junto a la base, fue cerrada al tráfico durante el enfrentamiento, y varios cazas de combate de las tropas internacionales sobrevolaron la zona.

Testigos citados por la agencia afgana AIP dijeron haber escuchado una gran explosión, que precedió a otras dos. Después, según su testimonio, comenzó un tiroteo en la base, la más grande e importante en el este de Afganistán.

En los últimos dos meses, los talibanes han protagonizado varias acciones contra bases o aeropuertos ligados a las tropas internacionales desplegadas en Afganistán, como parte de una ofensiva de primavera bautizada por los insurgentes como 'Victoria'.

El pasado 22 de mayo, un grupo de talibanes intentó penetrar sin éxito en el aeropuerto de Kandahar, la principal base de las fuerzas extranjeras en el sur del país, aunque fueron repelidos tras causar varios heridos entre soldados de la ISAF y empleados civiles.

Tres días antes, otro comando insurgente atacó la base de Bagram, la principal de las fuerzas de EEUU en Afganistán, una acción en la que murieron un contratista estadounidense y cerca de una docena de insurgentes. Y en febrero,otro grupo atacó el aeropuerto de Kabul, custodiado por los soldados españoles.

La llegada del buen tiempo ha traído un recrudecimiento de la violencia que sufre el país, justo cuando el General David Petraeus se hará cargo de las tropas sustituyendo al despedido McChrystal.

Con 101 soldados muertos, junio ha sido el mes más sangriento para las tropas internacionales desde el inicio de la invasión de Afganistán, en 2001.