Publicado: 28.03.2014 17:32 |Actualizado: 28.03.2014 17:32

Un grupo ultra prepara un reparto de comida sólo para españoles

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Hasta 1.000 kilos de alimentos esperan para ser entregados este sábado en un parque de Valencia. Las bolsas ya están preparadas, mientras cientos de familias esperan los paquetes de arroz, pasta o conservas. El problema es que no todos podrán participar de este reparto de comida de tintes xenófobos.

Una ONG vinculada al partido de extrema derecha España 2000 ha preparado un reparto exclusivo para españoles. La organización Hogar Social Patriota María Luisa Navarro deja bien claro en las decenas octavillas repartidas y en los carteles que anuncian el acto la obligación de presentar el DNI para acreditar ser "nacional". "La situación de los españoles y los extranjeros no es la misma", ha intentado justificar la portavoz María José Tello.  

Otro de los requisitos es enseñar la cartilla de desempleo. Sea como sea, los que seguro que no podrán recibir los alimentos serán el 30% de población inmigrante que vive en el barrio valenciano de Orriols, que acogerá el reparto en el parque de L'Alqueria Cremà entre las 11 y las 14 horas. Diversas asociaciones han criticado además la autorización de la delegación del Gobierno y defienden que cuando el estómago está vacío, seas español o extranjero, la exclusión no es la solución.

La idea de los ultras españoles se inspira en el modelo de Amanecer Dorado. La formación neonazi griega ha desafiado en varias ocasiones las leyes que prohíben los actos de caridad discriminatorios de su país con repartos de comida "sólo para griegos". Entre otros actos racistas, también han organizado campañas de donación de sangre "de griegos para griegos", u ofertado una red de atención médica bautizada "Médicos con fronteras".

Amanecer Dorado consiguió en las últimas elecciones en Grecia un 7% de los votos y tiene 18 diputados en el Parlamento griego. Desde entonces su intención de voto se ha disparado llegando incluso al 15%, hasta que el pasado diciembre la tendencia se invirtió tras morir asesinado el rapero izquierdista Pavlos Fyssas a manos de un militante de la formación neonazi. Este asesinato desembocó en un proceso judicial contra la cúpula y varios dirigentes locales del partido a los que se les imputan numerosos delitos, desde agresiones violentas hasta proxenetismo y lavado de dinero.