Público
Público

Los grupos del Pacto de Toledo chocan en la edad de jubilación

Elevar la edad de retiro a 67 es el principal escollo en la negociación de los partidos para la reforma de las pensiones. Hay reuniones discretas e informales para poder tener un acuerdo en dos meses

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Antes del final de año. Es la fecha máxima que ha puesto el Gobierno a la reforma de las pensiones. Fue hace diez días cuando la vicepresidenta económica, Elena Salgado, anunció que la reforma era ya ineludible y que antes de que acabe 2010, el Consejo de Ministros habrá aprobado un proyecto de ley y lo habrá remitido al Congreso de los Diputados para su tramitación.

El Gobierno ha hablado también de una reforma consensuada y, para ello, es imprescindible esperar a que la comisión parlamentaria del Pacto de Toledo, encargada del debate sobre el sistema de pensiones, elabore unas recomendaciones sobre las que trabajan desde hace meses y que deben aprobarse por consenso.

El Grupo Socialista busca alianzas con el Grupo Popular, PNV y CiU

Aunque las posiciones de los grupos parlamentarios son dispares, el acuerdo parece cercano, según las fuentes parlamentarias consultadas. A pesar de que la Mesa y los portavoces de la comisión no se reúnen hasta el próximo jueves para margar la agenda de trabajo hasta final de año, ya se han producido encuentros informales y discretos entre los grupos para acercar posturas. Estas reuniones continuarán en paralelo a las oficiales del Pacto de Toledo para agilizar las negociaciones.

'Hay un compromiso tácito para que en octubre estén redactadas algunas conclusiones que sirvan como tronco para afrontar la reforma', explican fuentes conocedoras de los encuentros entre los grupos parlamentarios. El principal escollo para llegar a un acuerdo es la ampliación de la edad legal de jubilación de los 65 años actuales a 67. Otro de los asuntos espinosos como es la ampliación del periodo de cálculo de las pensiones parece, en cambio, genera más consenso. En cualquier caso, los grupos tienen como objetivo pactar algunos puntos básicos con los que la mayoría esté conforme. 'Yo creo que sí habrá acuerdo', afirma la portavoz socialista en el Pacto de Toledo, Isabel López y Chamosa.

No todos los grupos parlamentarios están participando de esas reuniones. Los socialistas buscan prioritariamente alianzas con el PP, PNV y CiU. 'Lo intentaremos también con IU y BNG, pero será difícil', aseguran.

'El compromiso tácito es que las conclusionesestén en octubre'

El bloque de la izquierda no ha acudido a ninguno de estos encuentros informales, aunque sí son conocedores de los mismos. 'Con nosotros no hay reuniones, ni negociaciones ni siquiera contactos telefónicos', dicen. El portavoz de IU en el Pacto de Toledo, Gaspar Llamazares, se muestra muy crítico con estas reuniones: 'No es una negociación como debería ser; la mayoría de los temas se pactan en reuniones ajenas a la comisión y ya viene todo cocinado', denuncia.

Llamazares asegura que su grupo se opondrá a cualquier 'rebaja indirecta' de las pensiones. 'Una cosa es una congelación de las pensiones en 2011 y otra mucho mas grave es que se rebaje la de los futuros pensionistas con la ampliación del periodo de cálculo y el aumento de la edad de jubilación', explica.

Existe cierto consenso en torno a un mayor periodo de cálculo de la pensión

Para el diputado del PNV, Emilio Olabarria, no es el momento político adecuado para llevar a cabo una reforma de esta envergadura y hay 'muchos frentes abiertos', pero se muestra proclive a negociar: 'Van a poder contar con nosotros. Ideas tenemos todos, será cuestión de buscar puntos de consenso, aunque no creo que la cosa esté para ser tan optimista como se está mostrando el Gobierno', asegura el diputado vasco.

Para CiU, la congelación de las pensiones en 2011 que impuso el Gobierno para recortar el déficit público es una 'piedra' en el proceso de negociación. El portavoz del grupo catalán en el Pacto de Toledo, Carles Campuzano, ve posible que las recomendaciones estén listas en un par de meses, pero advierte de que lo importante es acercar posiciones. 'No se puede pretender imponer posiciones', dice, también en referencia al Gobierno.

UGT y CCOO han denunciado 'omisiones' por parte del Gobierno 'a su compromiso de abordar una futura reforma del sistema de pensiones a través del Diálogo Social', una vez concluya el trabajo del Pacto de Toledo. Los sindicatos temen que esta reforma se haga de espaldas a los agentes sociales, como ya ha ocurrido con la reforma laboral una vez roto el Diálogo Social.

Las centrales sindicales reclaman que la reforma de las pensiones se aborde de forma concertada. CCOO y UGT ya han manifestado su disposición a negociar las conclusiones de la Comisión del Pacto de Toledo y las que presenten las partes.

¿Cuáles son las propuestas del Gobierno?
A finales de enero, el Consejo de Ministros aprobó un documento en el que incluía sus propuestas para reformar las pensiones. Entre ellas, el retraso de la edad de jubilación de los 65 años actuales hasta los 67 y la ampliación, sin concretar, del periodo de tiempo sobre el que se calculan las pensiones. Propone que el retraso de la edad de jubilación sea gradual: cada año a partir de 2013 se añadirían dos meses de cotización hasta completar el proceso en 2025. El Gobierno también plantea poner coto a las prejubilaciones y hacer una revisión moderada de las pensiones de viudedad.

¿Cuáles son los siguientes pasos?
El Gobierno quiere llevar a cabo la reforma lo antes posible y quiere hacerlo con consenso. El propio presidente del Gobierno ya dijo en julio que su intención no es aprobarla mediante un decreto ley, como se ha hecho con la reforma laboral. Por lo tanto, lo primero es esperar a las recomendaciones que tiene que elaborar al respecto la Comisión del Pacto de Toledo del Congreso. El Gobierno podría después convocar a sindicatos y patronal para negociar la reforma. Antes de final de año, el Consejo de Ministros ya habría aprobado el proyecto de ley y lo habría enviado al Congreso para su tramitación.

¿Por qué ahora?
Para el Gobierno, la reforma de las pensiones forma parte del paquete de medidas que tiene que llevar a cabo para salir de la crisis, junto a la reforma laboral y el duro plan de austeridad para reducir el déficit público. Organismos internacionales como el Fondo Monetario Internacional y la propia Unión Europea urgen a España a acometer la reformas de las pensiones.

¿Cuál es la posición de los sindicatos?
UGT y CCOO rechazan las propuestas del Gobierno. Es más, los sindicatos ya organizaron en febrero actos y manifestaciones en contra de la reforma de las pensiones presentada por el Ejecutivo. Consideran, por ejemplo, que la ampliación del periodo de cálculo de 15 a 20 años puede rebajar la inmensa mayoría de las pensiones y que las reformas no pueden pasar por reducir el gasto. “Están dando otro argumento para la huelga general”, dijo el secretario de Acción Sindical de UGT, Toni Ferrer, hace unos días.

¿Qué están haciendo otros países?
Irlanda, Portugal, Francia y Grecia también han emprendido una reforma de su sistema de pensiones. Sarkozy prepara un aumento de la edad de jubilación muy contestado por los sindicatos galos. En el caso de Grecia, se ha rebajado la cuantía de las pensiones y se ha restringido las jubilaciones anticipadas, entre otras medidas.