Público
Público

Grupos étnicos secundan la oferta de Suu Kyi de celebrar un congreso nacional

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Varios líderes de grupos étnicos de Birmania (Myanmar) secundaron hoy la propuesta de la jefa del movimiento democrático birmano, Aung San Suu Kyi, de organizar un congreso nacional para decidir en consenso el futuro del país.

El apoyo provino del Partido Demócrata de los Nacionales Shan, el Partido Democracia en Todas las Regiones Mon y el Partido del Desarrollo de las Nacionalidades Rakhine.

"A través de otra conferencia Panglong seremos capaces de crear una verdadera democracia federal en Birmania", manifestó el presidente del Partido del Desarrollo de las Nacionalidades Rakhine, Aye Maung, a la revista disidente "The Irrawaddy".

En febrero de 1947, el entonces impulsor del movimiento independentista birmano, Aung San, padre de Suu Kyi, se reunió con los líderes de los chin, kachin y shan en la localidad de Panglong y alcanzaron un acuerdo que garantizaba los derechos de las minorías étnicas.

Aye Maung apuntó que esta segunda conferencia, de celebrarse, debería incluir a todas las minorías étnicas y a los militares, quienes gobiernan Birmania desde 1962.

Birmania cuenta con una población de unos 53 millones de habitantes que pertenecen a las siguientes etnias: birmana (68%), shan (9%), karen o kayin (7%), rakhine (4%), chinos (3%), mon (2,7%), kachin (1,5%), indios (1,25%), chin (1%) y kayah (0,75%).

"Nosotros creemos que esta es la única forma de alcanzar una unión pacífica en la que todos nos respetemos y amemos para construir Birmania (...) Todo el mundo en Birmania será feliz si ella (Suu Kyi) puede conseguirlo", señaló el vicepresidente del Partido Demócrata de los Nacionales Shan, Sao Saung Cee.

Suu Kyi, Nobel de la Paz en 1991 por su lucha pacífica por la democracia en su país, fue puesta en libertad el sábado pasado tras cumplir una pena de 18 meses de arresto domiciliario.

Las primeras declaraciones públicas de la opositora de 65 años han sido para la unidad, la reconciliación nacional y el diálogo.

Suu Kyi ya trabaja en reconstruir la Liga Nacional por la Democracia (LND), su partido, pero también ha solicitado una reunión con el jefe de la Junta Militar, el general Than Shwe, con vistas a sentar las bases de un diálogo que conduzca hacia la reconciliación nacional.

La puesta en libertad de Suu Kyi se produce después de que el régimen celebrase las primeras elecciones parlamentarias en veinte años y cuyo datos oficiales parciales conceden una victoria abrumadora a la formación oficial que dirige el primer ministro Thein Shein.

Suu Kyi, quien ha vivido 15 de los últimos 21 años enclaustrada en su casa de Rangún por desafiar al régimen, ha rechazado estos comicios, así como la Constitución promulgada en 2008.

Hasta la fecha, las autoridades no han mostrado reacción alguna a las declaraciones y peticiones de la opositora, pero agentes de paisano siguen y graban todas sus apariciones públicas.