Público
Público

Grupos de opositores piden a la ONU ejercer presión sobre la Junta Militar birmana

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Alianza los Monjes Birmanos, la Federación de Sindicatos Estudiantiles de Birmania y Generación de Estudiantes 88, en la oposición, instaron a Naciones Unidas a condenar los comicios que la Junta Militar de Birmania (Myanmar) organizará en 2010 si no libera a todos los presos políticos antes.

Según un comunicado difundido con motivo del Día Internacional de los Derechos Humanos, las tres organizaciones afirmaron que el régimen birmano no tiene intención de cambiar e introducir reformas democráticas, como desea la ONU.

"El llamamiento de Aung San Suu Kyi al general Than Shwe para establecer un diálogo político constructivo ha sido ignorado. Los llamamientos de la comunidad internacional para que se libere a todos los presos políticos y para que abra un diálogo constructivo con la oposición democrática y las minorías étnicas no se han cumplido", dice el comunicado difundido hoy en Bangkok.

Suu Kyi, premio Nobel de la Paz en 1991, encabeza el movimiento democrático birmano desde su arresto domiciliario, un castigo que ha cumplido 14 de los últimos 20 años.

El veterano Than Shwe, un experto en guerra psicológica, preside el Consejo de Estado para la Paz y el Desarrollo, el nombre que la Junta Militar adoptó la década pasada en su último lavado de cara.

"Las detenciones e intimidaciones de activistas democráticos, monjes y las agresiones de las minorías étnicas continúan", añade la nota suscrita por los tres grupos.

Generación de Estudiantes 88, la Alianza los Monjes Birmanos y la Federación de Sindicatos Estudiantiles de Birmania participaron en la organización de la movilización popular que salió a las calles en agosto y septiembre de 2007 para exigir democracia y el final de la dictadura.

Fueron las mayores protestas en el país desde las acontecidas en el verano de 1988, de las que toma el nombre la Generación de Estudiantes 88 y que forzó un cambio de alternancia en la cúpula del régimen militar.

Dos décadas después, los generales ultiman su "plan de establecer un régimen militar permanente en el país" con la Constitución que aprobaron en 2008 y las elecciones de 2010, dicen los tres grupos opositores.

Suu Kyi fue condenada el pasado 11 de agosto a 18 meses de arresto domiciliario por violar los términos del confinamiento que cumplía desde 2003.

Las cárceles birmanas encierran a cerca de 2.200 presos políticos, según organizaciones de derechos humanos, la mitad de ellos detenidos tras las protestas de 2007.

Birmania está gobernada por una dictadura militar desde 1962.