Público
Público

Guarania paraguaya por bulerías, jazz y música clásica se fusionan en Asunción

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

De la mano del saxofonista madrileño Jorge Pardo, un conjunto musical sorprendió hoy al público de Asunción con un concierto que ofreció piezas de jazz, clásica, tradicionales guaranias por bulerías y la hermosa danza de una flamenca paraguaya.

Como bien dijo Pardo al público que llenó el auditorio del Centro cultural Paraguayo-Japonés, uno de los principales de Asunción, vino a Paraguay a hacer un "conciertito" y le salió un "conciertazo".

Pardo reunió para la ocasión a músicos paraguayos de la talla de la guitarrista Luz María Bobadilla, con la que tocó al saxo los "Recuerdos de la Alhambra" del español Francisco Tárrega y a la flauta el preludio de "La Catedral" del paraguayo Agustín Barrios "Mangoré".

Como observó el artista madrileño, ha sido gracias a Bobadilla que se ha atrevido a "hincarle el diente" al compositor clásico más internacional de Paraguay.

De Mangoré a Tárrega, pasando por Camarón de la Isla, el concierto liderado por Pardo incluyó piezas suyas de la producción que ha sacado este año al mercado, "Huellas", y escogió para presentarla "Chulo, Miguel", dedicada a su hijo.

La polca y la guarania tradicionales de este país sudamericano se fusionaron con la bulería flamenca en un concierto que Pardo describió a Efe como "un milagro y una bendición".

Es "un milagro porque juntarse así músicos que no se conocen y con esta distancia de por medio, es un milagro que todo esto funcione y que podamos entendernos y comunicarnos. Es el milagro de la música", declaró.

"Venía (a Asunción) a hacer una cosa pequeña y ha venido agrandándose la familia y de unos cuantos en el escenario hemos terminado teniendo casi una orquesta sinfónica", abundó.

Bobadilla alabó a Efe las "improvisaciones de jazz" de Pardo, "como un sobrecanto" sobre las piezas clásicas que tocaron mano a mano, y que sirvieron de broche a una noche musical poco frecuente en esta capital.

La guitarrista paraguaya calificó de "experiencia muy linda" la que compartió con Pardo, con una fusión "inédita" con el saxo que hacía por primera vez.

Algo más de 400 personas disfrutaron de un concierto en el que participaron otros músicos como el joven pianista italiano Giovanni Primerano, los guitarristas paraguayos Rolando Chaparro, Alejo Jiménez y Emilio Paredes, Cacho Montes y Leandro Jiménez en la percusión y Paula Rodríguez en el bajo.

El saxofonista madrileño, que tocaba en Paraguay por segunda vez, seguirá ruta a Chile para un nuevo concierto.