Público
Público

La Guardia Civil continua recogiendo pruebas para esclarecer el crimen de Xermade

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Un equipo especial de criminología de la Guardia Civil llegado desde Madrid continúa recogiendo pruebas y muestras en la casa en la que ayer se perpetró un doble crimen en el municipio lucense de Xermade, sin que todavía se haya perfilado una "línea clara" de investigación.

El Juzgado de Instrucción de Vilalba mantiene en secreto las diligencias abiertas en la investigación del doble crimen, que ayer le costó la vida a Eulogio Hermida Rodríguez, de 51 años y a su padre, Víctor Hermida Purriños, de 74, y que dejó malherida a la madre y esposa de ambos, Domitila Rodríguez, hospitalizada en Lugo.

La jueza de Vilalba autorizó de madrugada, en torno a la 01:00 horas, el levantamiento de dos cadáveres que fueron hallados a mediodía en la casa familiar, una vivienda modesta junto a un pequeño núcleo de casas en una zona aislada del interior de Lugo, a medio camino entre As Pontes y Vilalba.

"No hay todavía una línea clara", han manifestado hoy a Efe fuentes de la investigación, que admiten que el crimen "suena raro".

Para esclarecer el suceso, un equipo especial de criminología de la Guardia Civil continúa recogiendo pruebas y muestras en la casa en la que se perpetró el doble crimen, que permanece acordonada.

Esta unidad especial, desplazada ayer desde Madrid, llegó a la vivienda de Xermade al filo de la medianoche y hasta su llegada para la inspección ocular no se autorizó la retirada de los cuerpos, que aparecieron ensangrentados y con múltiples cortes, en la cocina y el primer piso.

Los cuerpos de Eulogio Hermida y su padre, Víctor, de 51 y 74 años, ya han sido trasladados al hospital lugués donde se les practicará la autopsia para determinar cual fue la causa exacta de la muerte, según ha indicado hoy a Efe un portavoz del Instituto Armado.

Los cuerpos presentaban varias heridas y cortes por arma blanca y se baraja que parte de las lesiones se causaran con un machete.

Un amigo de la familia localizó los cuerpos sin vida de Eulogio y su padre ayer a mediodía, junto a la mujer herida, y alertó a los servicios de emergencia a las 11:23 horas.

La Guardia Civil baraja la posibilidad de que el crimen fuese un ajuste de cuentas por un tema de drogas porque hubo "ensañamiento y mucha violencia", para tratarse de un simple robo en una parroquia rural, aunque las mismas fuentes han señalado esta mañana que "mantienen abiertas todas las hipótesis con distintas pesquisas".

Las mismas fuentes han indicado que fueron dos los hombres encapuchados y cubiertos con un pasamontañas para ocultar su rostro los que penetraron de noche en la vivienda a través una ventana de la cocina y sorprendieron a la familia.

Así lo ha declarado ante los agentes la esposa y madre de las víctimas.

La mujer, de 77 años, se recupera en el hospital Lucus Augusti de Lugo de una intervención quirúrgica de urgencia que le fue realizada ayer por la tarde a causa de un fuerte golpe en la cabeza que le aplastó parcialmente el cráneo.

Es la única superviviente del asalto, posiblemente porque los asaltantes creyeron que había muerto, y su testimonio será clave en la investigación.

En su primera declaración a los agentes aseguró que se trató de un intento de robo pero la Guardia Civil no descarta que el móvil fuese otro.

Los asaltantes también mataron a uno de los perros de la familia, que fue hallado muerto en el interior de la casa.

Una de las víctimas, Eulogio Hermida Rodríguez, había estado en prisión en 1995 por tráfico de drogas y tenía antecedentes por otros delitos, según han confirmado a Efe fuentes oficiales.

El matrimonio había regentado durante años un negocio de frutas, verduras y huevos en el mercado de Ferrol.