Publicado: 19.08.2014 00:01 |Actualizado: 19.08.2014 00:01

La Guardia Civil necesitó tres registros para encontrar la cocaína del Elcano

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La Guardia Civil ha tenido que registrar tres veces el buque escuela de la Armada para econtrar la cocaína escondida en sus entrañas; 127 kilos de droga que presuntamente compraron tres marineros en Colombia. Un alijo que durante cuatro meses ha viajado en el Juan Sebastián Elcano, desde Colombia hasta Cádiz, pasando por varias ciudades europeas, teóricamente sin que ninguno de sus cerca de 270 tripulantes reparase en su presencia.

Según fuentes de la investigación, y a pesar de que los tres militares que permanecen recluidos en la cárcel militar de Alcalá-Meco fueron detenidos el 12 de julio a su llegada al puerto de Bueu (Pontevedra), hasta el 2 de agosto los investigadores no lograron dar con el alijo, que permaneció oculto entre las velas de repuesto del emblemático barco, descrito por la Armada como "una embajada flotante".

La investigación sigue abierta: se esperan más detenciones y no es descartable que afecten a oficiales o suboficiales

Las mismas fuentes reconocen a este diario que el último registro fue más exhaustivo que los dos primeros, e insisten en que el retraso de 20 días a la hora de encontrar el alijo no se debió "a una negligencia" por parte de quienes registraron la nave, sino a que el primer registro fue "más rápido". No aclaran si alguien pudo deshacerse de parte de la droga arrojándola por la borda antes de que la Guardia Civil efectuase su tercera -y definitiva- búsqueda, esta vez en su base de San Fernando de Cádiz, ni confirman que en todos los registros se empleasen perros antidroga.

Sí sostienen que, de forma genérica, los controles a los que se someten las embarcaciones de la Armada cuando regresan de una misión internacional suelen ser "rigurosos", similares a los se aplican en los aeropuertos; incluyen exámenes con detector de metales, además de un control específico para localizar drogas o armas, pero se justifican recordando que la cocaína estaba oculta en un rincón "recóndito".

La pasada semana, fuentes de la Guardia Civil aseguraron a Público que la investigación sigue abierta -bajo secreto de sumario- y que previsiblemente se realizarán nuevas detenciones. Por su parte, las fuentes consultadas este mismo lunes no pueden descartar que no haya oficiales en el punto de vista de los investigadores, pero sí defienden que este hallazgo puede considerarse un hecho aislado: "No nos consta que el barco se haya utilizado anteriormente para algo así", aseguran, antes de negarse a revelar la identidad de los detenidos (dos ciudadanos españoles y uno ecuatoriano).

Según ha podido saber este diario, los marineros, oficiales y suboficiales que participaron en la última travesía del Juan Sebastián Elcano han recibido órdenes directas de no responder a las preguntas de la prensa, una consigna seguida a pies juntillas por los gabinetes de comunicación del Ministerio de Defensa, la Armada y la Guardia Civil.

El capitán, al concluir la travesía: "El barco engancha mucho"

Hasta la fecha, las instituciones han rechazado explicar por qué dejaron pasar dos meses desde que la policía norteamericana practicó dos arrestos relacionados con esta partida de drogas hasta la detención de los marineros en territorio español, o cómo pudo permanecer escondida la cocaína durante cuatro meses en el buque sin llamar la atención de ningún oficial o suboficial de los casi 50 que viajaban a bordo.

PSOE, PNV y CiU ya han reclamado la presencia del ministro Pedro Morenés en el hemiciclo para dar explicaciones sobre el alijo delJuan Sebastián Elcano, y el Ministerio que dirige ha aclarado que en principio comparecerá si así lo exige la Cámara Baja, pero la mayoría absoluta del PP permitiría al titular de Defensa ahorrarse este trámite.

Las fuentes consultadas insisten en que no hay razón para que Morenés comparezca en el Parlamento mientras dure la investigación, que corre a cargo de un juzgado militar. Los detenidos se enfrentan a una pena de hasta seis años de cárcel por un delito de tráfico de drogas empleando para la comisión buques o dependencias militares.

El cuaderno de bitácora del buque, en el que teóricamente deben aparecer todos los hechos reseñables de la vida a bordo del Juan Sebastián Elcano, omite deliberadamente las detenciones que tuvieron lugar el 12 y el 13 de julio.

El retraso en el hallazgo no fue "una negligencia"; el primer registro "fue más rápido", aseguran fuentes de la investigación 

De hecho, cuando concluyó la última travesía del barco escuela en Marín (Pontevedra), un día después de la detención de los marineros, el capital Enrique Torres Piñeyro, al mando del buque, afirmó que el 85º crucero de instrucción había sido "fenomenal", antes de destacar la ausencia de incidencias y de asegurar que el barco "engancha mucho".

A sus 85 años, el buque ha realizado innumerables viajes a lo largo y ancho del globo. El último comenzó el pasado 9 de enero en San Fernando-base de la embarcación- para después visitar 14 puertos distintos en Europa y América.

Más de un mes después de las detenciones son muchas las preguntas en torno al cargamento de cocaína hallado en el barco de la Armada. Un veterano capitán de barco que prefiere no desvelar su identidad ha asegurado a este diario que la versión oficial de la historia es difícil de creer. "¿Cómo acercaron hasta el barco 147 kilogramos de cocaína sin que nadie se diese cuenta? ¿Con qué dinero financiaron tres marineros esa cantidad de droga?", cuestiona.

Según las informaciones de la Guardia Civil y la Armada, los tres detenidos presuntamente cargaron 147 kilos de cocaína en el buque en Colombia, entre el 14 y el 19 de abril.

A mediados de mayo, después de que el barco pasara algunos días en Nueva York, las autoridades norteamericanas detuvieron a dos ciudadanos colombianos con 20 kilos de droga que teóricamente procedían del cargamento de Elcano, y dictaron una orden de detención internacional que España no aplicó hasta el 12 de julio, cuando una comisión judicial y un equipo de agentes de Seguridad Naval y de la Guardia Civil arrestaron a los tres presuntos narcotraficantes a su llegada a Pontevedra.

Casi tres semanas después encontraron el alijo, pero pasaron otras cuatro jornadas hasta que el hallazgo se hizo público y comenzaron a plantearse nuevas preguntas, que hasta la fecha siguen sin respuesta.