Público
Público

La Guardia Civil sospechó de la furgoneta pero concluyó que era de un vecino

Los agentes comprobaron anoche los datos de la Mercedes Vito al sospechar de ese y otro vehículo estacionados en la zona

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Policía Científica recoge muestras frente a la casa cuartel de Burgos.- EFE

Los agentes encargados de la custodia del cuartel de Burgos, donde esta madrugada la banda terrorista ETA hizo explosionar un coche bomba, comprobaron anoche los datos de la furgoneta modelo Mercedes Vito de color blanco.  Los guardias civiles sospecharon de la furgoneta y de otro vehículo estacionado en la zona.

Tras realizar las correspondientes comprobaciones llegaron a la conclusión de que era de un vecino, ya que los terroristas habían robado una furgoneta idéntica, a la que le habían doblado las placas, que coincidían con la matrícula de esa persona.

Las citadas comprobaciones se realizaron alrededor de las diez de la noche, siete horas antes de que se produjera la explosión.

Además, los terroristas se vieron obligaron a dar 'varias vueltas' por la zona para encontrar un aparcamiento idóneo para cometer el atentado. Fuentes de la investigación han explicado que en los vídeos de las cámaras de seguridad que vigilan el perímetro del cuartel puede verse cómo la furgoneta da 'varias vueltas' antes de ser estacionada a menos de una veintena de metros de la fachada trasera del acuartelamiento.

Los etarras consiguieron aparcar el vehículo -una Mercedes Vito- pasadas las 2 de la tarde de ayer, lo que implica que la furgoneta estuvo casi catorce horas estacionada frente a la Casa Cuartel hasta que explotó minutos después de las 4 de la madrugada. El sitio escogido fue un aparcamiento de tierra compactada utilizado habitualmente por los vecinos de la zona, ya que no se puede estacionar en el perímetro inmediato al cuartel.

Miles de burgaleses -más de 3.000 según fuentes presenciales- mostraron este miércoles su condena al atentado en una concentración silenciosa de cinco minutos de duración que sólo fue rota por gritos de apoyo a la Benemérita.

Los ciudadanos se concentraron en la Plaza Mayor de la capital burgalesa a las 20.00 horas de este miércoles, convocados por la Corporación municipal y tras una pancarta portada por miembros de la 'Plataforma Libertad, No al chantaje de ETA' en la que se podía leer 'Contra los asesinos, derrotemos a ETA'.

El acto estuvo presidido por el alcalde de Burgos, Juan Carlos Aparicio, acompañado por todos los miembros de la Corporación.

Según las mismas fuentes citadas, el coche cargado con explosivos -entre 200 y 300 kilos- fue aparcado por dos presuntos terroristas alrededor de las 14,15 horas de ayer a mediodía. Un tercer etarra les esperaba en otro coche para huir del lugar.

Al parecer, al menos 200 kilos de explosivos habrían sido colocados en el vehículo que aparcaron la tarde anterior a 16 metros de la fachada posterior del cuartel. Según ha anunciado Alfredo Pérez Rubalcaba, la tesis con la que trabajan las fuerzas de seguridad es que la furgoneta bomba que  'pudiera provenir de Francia'. Asimismo, confirmó que el vehículo tenía las placas dobladas de otra furgoneta de Burgos, de manera que, aunque probablemente fuera robada en Francia, 'aparecía aparentemente como un coche español, en este caso un coche de Burgos'.

Por el momento se desconoce la composición exacta del material explosivo, aunque se baraja la posibilidad de que pueda tratarse de amonitol, un explosivo de efecto devastador utilizado por ETA en al menos cuatro ocasiones desde el año 2008.

El atentado de hoy confirma las sospechas que en las últimas semanas mantenían las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, sobre la posibilidad de que la banda terrorista ETA introdujera desde Francia hasta tres furgonetas cargadas de explosivos para cometer atentados.

Con la información obtenida tras la detención en Francia de Iurgi Garitagoitia, Itziar Plaza y Asier Borrero, las Fuerzas de Seguridad extremaron la alerta. Además de la furgoneta que explotó esta madrugada, ETA puede estar planenado cometer nuevos atentados con otros dos vehículos robados en Francia, una Kangoo blanca y una Citroën Berlingo.

El 'comando Vizcaya' de ETA liderado por el etarra Arkaitz Goikoetxea, desmantelado por la Guardia Civil hace un año y uno de los más activos desde el final de la última tregua de ETA, tenía al cuartel del instituto armado en Burgos entre su lista de objetivos.