Público
Público

Guardiola pasa de Madrid

El técnico insiste en su optimismo pero avisa: "Denunciaré al que no trabaje"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

'Mañana [por hoy], romperemos la racha'. Con la sensación del 'deber bien hecho' tras plantarse en la final de Copa, el Barça recibe esta noche al Athletic, curiosamente el otro finalista copero. A pesar de sumar cinco partidos sin ganar y de que las bajas en la defensa se le amontonan Alves y Cáceres por sanción y Abidal y Milito por lesión , Guardiola es optimista.

Ni el técnico de Santpedor ni su rival de esta noche, Joaquín Caparrós, consideran que el conjunto azulgrana pase por una crisis. 'Que digan lo que quieran desde Madrid', observó Guardiola con indiferencia. Eso sí, el técnico catalán reconoce que el Barça 'debe recuperar el buen tono, algo que van ligado a la frescura de la cabeza de los jugadores', apuntó. 'No niego que tenemos que hacerlo mejor y recobrar el buen juego', admitió sin lanzar ningún otro reproche.

'¿Que podríamos haber estado mejor el otro día? Sí. ¿Que no estuvimos brillantes? Vale. Pero recuperamos algunas cosas que habíamos perdido: morder, no dejar pensar al rival... No nos tiraron a puerta más allá del chut de Castro y eso no nos pasaba en los últimos partidos', defendió Guardiola. 'Volvimos a ser un equipo solidario. Esto es el Barça. Y de vez en cuando, jugamos bien y ganamos', sentenció.

El técnico, lejos de cerrar el discurso, remató el alegato de su proyecto: 'Yo no puedo garantizar ganar 5-0 los 365 días al año. Soy muy bueno pero no tanto', espetó socarrón. 'Al principio, sólo prometimos que lucharíamos y gracias a eso estamos donde estamos. El día que alguno no trabaje en los entrenamientos yo lo denunciaré públicamente y ellos [los jugadores] lo saben', advirtió.

La realidad del Athletic

'¿Crisis? ¡Ay amigo, que me digan a mí si eso es crisis!'. Caparrós, por su parte, espera pescar en río revuelto aunque preferiría visitar el Camp Nou en otro momento: '¿Cómo queremos al león, mansito o cabreado?', preguntó el utrerano en referencia al estado anímico del Barcelona. 'Si está mansito le puedes meter la mano en la boca, si está cabreado te pega un bocado que te quita el brazo', explicó gráficamente.

Los vascos no podrán contar con Ocio ni con David López, lesionados, aunque el once bilbaíno distará poco del que goleó el miércoles al Sevilla en Copa. Un partido que ha subido la moral de jugadores y aficionados. En ese sentido, Caparrós avisó: 'Tenemos que cambiar el chip. Ahora toca hacer los deberes en la Liga, donde necesitamos sumar 11 puntos lo más rápido posible para estar tranquilos', apuntó el técnico, más preocupado porque los suyos se recuperen del despliegue anímico que del físico realizado el miércoles.

Ambos técnicos coincidieron en que el partido de esta noche poco tendrá que ver con la final de Copa.