Público
Público

Guardiola se viene arriba

El técnico abandona su prudencia clásica y contesta a la crisis deslizando convencido que el "Barça ganará la Liga"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Melena al aire y todos a Palma. La plantilla del Barcelona, con Pep Guardiola al frente, se ha liberado del corsé de la prudencia que ha vestido durante los últimos seis meses para afrontar los momentos decisivos de la temporada.

En las horas previas al partido que puede dar acceso al Barça a la primera final de la era Guardiola los azulgrana consiguieron un resultado favorable en la ida de 2-0, justo cuando los resultados han empezado a girarle la espalda, el vestuario azulgrana recurrea la piel como argumento principal para creer en el éxito. 'Intuyo que seremos campeones', anunció ayer el técnico de Santpedor ante la sorpresa de los allí presentes.

'Siento que lo haremos; tenemos muchas opciones de ser campeones de Liga. En una competición tan larga tienen que pasar cosas como las que han pasado y ahora siento que volveremos a dar que hablar. Creo en este equipo, no puedo evitarlo', se justificó un Guardiola ilusionado con la posibilidad de acceder esta noche a la final de Copa.

'Volveremos a causar sensación, a hacer buenos resultados. Me siento fortísimo, convencido, más optimista que días atrás. Perder es parte del proceso y hay que romper con eso rápido. Pero a mí no me tocará el ánimo ni el entusiasmo. Si cuesta, más buen gusto nos quedará al final', abundó el técnico, que tuvo que defender que su nuevo discurso no era impostado sino sentido.

'La derrota me deja tocado cinco o diez minutos, pero también me pone bien', desveló pícaro el preparador antes de añadir en la misma línea que 'todo lo que sube baja y lo que baja sube... '.

'El líder soy yo'

Tras el empate en Lyon y la derrota en el Calderón, los entrenadores del Barça han sacado conclusiones. Sin querer entrar en muchos detalles, Guardiola sí reconoció por dónde pasa la recuperación de su equipo: 'Volveremos a no dejar respirar al contrario, a no dejarles pensar, a estarles encima... y entonces, el resto de cosas llegarán solas', convino el técnico.

Además de reclamar la vuelta de la presión, Pep dio, desde la comprensión, un tirón de orejas más al equipo: 'Que les hayan dicho tantas veces qué guapos somos y qué bien lo hacemos, sí puede haber influido. Te dejas ir un pelo, es inevitable', aseveró.

Cuestionado por la falta de un líder en el terreno de juego, Guardiola no dudó ni un segundo. 'El líder soy yo, que me sigan, que me sigan y lo conseguiremos', solicitó a sus jugadores después de poner en entredicho su liderazgo cuando ejercía de futbolista.

El técnico también respondió a las declaraciones del presidente del Real Madrid, Vicente Boluda, en Punto Radio, que se jactó de que el Barcelona 'sólo le saca un punto al Madrid', porque el dirigente considera que su equipo vencerá el clásico del Bernabéu. 'Ya la acertó el día del Liverpool', espetó Guardiola no sin antes aclarar el 'respeto' que le merece el cargo que ocupa Boluda.

Respecto al encuentro de esta noche, el técnico ha querido plasmar el interés en la competición con la convocatoria: todos los jugadores viajan esta mañana a Palma, 'porque se puede alcanzar una final que hace años no se consigue'. Entre los citados se encuentra Iniesta, que ya tiene el alta médica. De sus planes para hoy, Guardiola ni siquiera desveló quién sería esta noche su portero. No está el patio para muchas pruebas.