Público
Público

Guardiola y el club miran la cantera y de reojo al mercado para cerrar el equipo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

A menos de una semana para el estreno oficial del FC Barcelona, el club sigue a la búsqueda de algún fichaje que se sume a la corta plantilla de Pep Guardiola, quien no se alarma y tranquiliza a todos dando garantías de formar "una buena plantilla".

El técnico barcelonista, después de la no contratación de Cesc Fàbregas, parece más atento a la aportación que puedan ofrecer sus jóvenes canteranos que a un jugador externo, a pesar de que la directiva presidida por Sandro Rosell parece interesada en cerrar algún acuerdo, después de que diversos medios en Barcelona estén apuntando al alemán Mesut Özil como futurible.

Respecto al joven jugador del Werder Bremen, de origen turco, la idea que circula en Barcelona es que la directiva habría cerrado ya un acuerdo a la espera de que Josep Guardiola dé su confirmación, circunstancia que se aparta un poco del modelo del técnico, ya que en otros escenarios ha sido al revés el procedimiento; el técnico señala a un jugador y la directiva lo contrata.

Las convocatorias internacionales en la misma semana en la que el Barça se estrena en la temporada, en búsqueda de la Supercopa de España ante al Sevilla, ha instalado el debate acerca de la 'longitud' de la plantilla azulgrana.

Con catorce jugadores convocados en diferentes selecciones nacionales, con sólo dos fichajes (David Villa y Adriano Correia) y cuatro bajas (Chigrinsky, Márquez, Henry y Touré), más el fracaso de la 'operación Cesc' y la incertidumbre entorno a la llegada de algún nuevo fichaje, el equipo que plantará Guardiola en el Sánchez Pizjuán el próximo 14 de agosto es toda una incógnita.

Tras la destacada actuación que tuvieron los canteranos que participaron en la gira asiática, el entrenador culé confía ciegamente en lo que tiene en casa. "Quiero tranquilizar a todo el mundo, porque formaremos una buena plantilla. Tenemos buenos jugadores para competir bien en todas las competiciones como hemos hecho en estos dos últimos años", manifestó Pep Guardiola en Pekín.

Sin embargo, Guardiola es partidario de ir incorporando lentamente a los jóvenes, y la necesidad de refuerzos externos podría no resultar determinante. Para ejemplificar la situación, puso como ejemplo de progreso en el primer equipo al centrocampista Andrés Iniesta, sobre quien dijo: "Estuvo dos años cogiendo ritmo".

Puesto por puesto, lo más urgente para el Barcelona es cubrir la salida del marfileño Touré Yayá, dado que Sergio Busquets es el único mediocentro que ha quedado en la plantilla. Una alternativa de la casa para el 'Pulpo de Badía' podría ser el joven Oriol Romeu, de destacada actuación en el Europeo Sub-19, o incluso Jonathan dos Santos.

Muchos nombres han sonado para cubrir ese vacío. Desde el argentino Javier Mascherano hasta Javi Martínez, de buenas migas con los jugadores del Barça durante el Mundial, pasando por las promesas de la liga francesa como Charles Kaboré, Moussa Sissoko y Ettiene Capoué.

El centro de la defensa es otro de los lugares que presenta inconvenientes. Con las bajas de Rafa Márquez y Dmitry Chigrinsky, Gaby Milito es la única alternativa para la dupla Puyol-Piqué. Sin embargo, la alternativa Abidal (jugó de central durante el Mundial de Sudáfrica) más la buena proyección que evidencian los juveniles Marc Bartra, Adreu Fontás y Marc Muniesa, hacen que Pep no se desvele.

Caído el sueño de contar con Cesc Fábregas en la plantilla, no se espera que llegue algún jugador para reemplazar al que nunca llegó, pues el tándem Xavi-Iniesta es el santo y seña del 'estilo Barça'. Y además, Jonathan Dos Santos y Thiago Alcántara han dado sobradas muestras de ser un recambio de fiar.

A pesar del escenario de contrataciones que podría activarse en Can Barça, las palabras de Guardiola no ayudan a entender qué podría pasar en el club en las siguiente semanas, después de manifestar el de Sampedor hace unos días: "Podría venir alguien o no venir".