Público
Público

La guerra burocrática en China se calienta a cuenta del Warcraft

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Ministerio chino de Cultura ha acusado al órgano encargado de las publicaciones en el país de abuso de autoridad al poner en peligro el acceso del popular juego World of Warcraft, cebando una rivalidad burocrática en torno al control de Internet.

El ministerio reprendió a la Administración General de la Prensa y la Publicación (GAPP), quien había ordenado a la firma china de juegos en Internet NetEase.com que no operara la última versión del World of Warcraft, de Activision Blizzard, según informó el Diario de Información Económica.

NetEase ha dicho que está estudiando la orden.

Esta guerra, poco habitual en público, entre las dos agencias ha mostrado la espinosa regulación a que se atienen las compañías de Internet en China.

"Esto pone de manifiesto los riesgos generales de invertir en China, dado que el es una nueva industria y China una economía emergente'', dijo Dick Wei, un analista de JP Morgan en Hong Kong.

El Partido Comunista de China ha pedido un control más ajustado sobre Internet y los juegos en línea, dada su preocupación por imágenes y palabras que considera pornográficas, no adecuadas o subversivas.

Las agencias gubernamentales, por su parte, se han mostrado entusiastas a la hora de aplicar esos controles, compitiendo por hacerse con un sector potencialmente lucrativo y prestigioso, y llevarse las tarifas regulatorias.

"El Ministerio de Cultura cree que el aviso de la Administración General de la Prensa y la Publicación no se ajusta a la regulaciones relevantes, y que claramente se pasa de su autoridad'', dijo Li Xiong, un funcionario del Ministerio de Cultura encargado de asuntos de mercado, de acuerdo con el periódico económico.

"Mientras sean online, estos videojuegos y publicaciones están sujetos enteramente a la administración por medio del Ministerio de Cultura'', recogió el diario.

Li argumentó que el departamento de la propaganda del Partido Comunista, que controla la vida cultura, había otorgado al Ministerio de Cultura el control de los juegos en Internet, de acuerdo con otro diario de finanzas.

Los comentarios rotundos de Li sugirieron que la guerra abierta por el Warcraft, juego de rol en que los jugadores indagan, abaten monstruos y pelean entre ellos, no acabaría pronto.

El acceso al juego en China no se ha visto afectado para aquellos que ya pagaron por la suscripción.

Los jugadores de un cibercafé en Pekín dijeron que anhelaron el fin del pulso en los círculos del poder. Si el acceso al juego fuera bloqueado, afirmaron que se plantearían acudir a otros servidores fuera de China, pagando un coste extra por una nueva suscripción.

"Sólo quiero decir que estoy apenado'', dijo Chen, un hombre en la veintena que sólo dio su apellido a Reuters. "¿Por qué un juego tan bueno da tantos problemas en China cuando está funcionando pacíficamente en otras partes del mundo?''

Atul Bagga, un analista de ThinkEquity, dijo que si World of Warcraft se interrumpiera durante dos meses en China, descendería sus estimaciones de ingresos y ganancias por acción en 50 millones de dólares (34 millones de euros) y 0,09 dólares (0,06 euros), respectivamente.

En octubre, el GAPP censuró muchas formas de inversión extranjera en la industria de juegos online, que se espera que crezca en un 30 o 50 por ciento este año hasta los 4.000 millones de dólares (2.730 millones de euros).