Público
Público

"La guerra en Europa es inconcebible, pero no imposible"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Unión Europea recibió este lunes en el Ayuntamiento de Oslo el premio Nobel de la Paz en una ceremonia a la que asistieron las principales autoridades comunitarias —Jose Manuel Durao Barroso, presidente de la comisión europea; Herman Van Rompuy, presidente del Consejo; Martin Schulz— y algunos líderes europeos, entre ellos los más importantes el presidente de Francia, François Hollande; el primer ministro italiano, Mario Monti, y la canciller alemana, Angela Merkel. También está presente en la ceremonia Mariano Rajoy, presidente del Gobierno español.

La entrega del premio se produce cuando las turbulencias financieras en Europa se han recrudecido estos días tras el anuncio de dimisión de Mario Monti. 

El jurado noruego que ha concedido el galardón destaca la contribución de la UE a lo largo de seis décadas en los 'avances de la paz, la reconciliación, la democracia y los derechos humanos en Europa'. Pero no todo el mundo está de acuerdo: la concesión del Nobel de la Paz a la UE ha levantado muchas suspicacias y mucha polémica alrededor del mundo, sobre todo por su actuación durante la crisis y la apuesta decidida por la austeridad y los recortes, que tanto daño están haciendo al Estado de Bienesta. 

Los que defienden la justicia del premio argumentan que el Nobel se concede a la historia, al espíritu de cooperación y los valores sobre los que se ha construido Europa en el último medio siglo.

Nadie mejor que el primer ministro belga, Elio Di Rupo, también presente en la ceremonia, para resumir ese sentimiento ambivalente: 'La Europa de hoy no merece laureles. La Europa que se premia es la Europa de su fundación, su espíritu, sus valores que hemos celebrado'.  Di Rupo explicó en Oslo que el galardón recuerda 'el papel de los fundadores' y de cómo el bloque comunitario evitó nuevas guerras 'entre Europa y Alemania y se transformó ella misma en un espacio de paz e igualdad'.

Precisamente esa fue una de las razones que destacó en su discurso el presidente del comité noruego del Nobel, Thorbjorn Jagland: 'Gracias a la Unión Europea, Europa pasó de ser un continente de guerra a un continente de paz'. Jagland, hizo un llamamiento a los países de la Unión a 'actuar juntos' y no caer en proteccionismos 'que lleven a ceder ante las trampas del pasado'.

'Rindo homenaje a todos los europeos que han contribuido a la paz. Este premio les pertenece', dijo Van Rompuy

Los presidentes de la Comisión, José Manuel Durao Barroso, del Consejo, Herman Van Rompuy, y del Parlamento Europeo, Martin Schulz, recogieron el diploma y la medalla en que consiste el prestigioso galardón. Durao Barroso y Van Rompuy sostuvieron el diploma, mientras que a Schulz le correspondió, según el reparto de funciones acordado por las instituciones comunitarias, fue el encargado de sujetar en sus manos la medalla del NobelEn su discurso, Van Rompuy también aludió a los padres fundadores y dijo: 'Estoy orgulloso de ser europeo'. 'La guerra en Europa ya es inconcebible. Pero inconcebible no significa imposible', añadió el dirigente europeo.

'Rindo homenaje a todos los europeos que han contribuido a la paz. Este premio les pertenece', afirmó Van Rompuy. 'Sí, si se puede romper el ciclo de la violencia', agregó el político belga.

Con anterioridad, Jagland subrayó ante los líderes europeos y los reyes noruegos que 'la paz no se puede dar por hecha, conviene ganarla todos los días'. Asimismo subrayó a los Veintisiete que pese a la crisis, la Unión Europea debe de seguir avanzando, además de salvaguardar lo que ha ganado y mejorarlo 'para resolver los problemas que amenazan hoy en día a la comunidad europea'.

El presidente del comité noruego de los Nobel arrancó aplausos al señalar 'el gran valor simbólico' que tuvo la presencia en la ceremonia del presidente de Francia, François Hollande, y la canciller alemana, Angela Merkel, sentados juntos.