Público
Público

La guerra entre taxistas y conductores de Uber y Cabify se recrudece

Unos y otros se acusan de violar la ley. La quema de nueve coches de Cabify en Sevilla lleva el conflicto a un nuevo nivel

Publicidad
Media: 4.50
Votos: 2
Comentarios:

ueve vehículos de la empresa de alquiler de coches con chófer Cabify, que prestaban servicio en la Feria de Abril de Sevilla, fueron quemados en una finca de la localidad sevillana de Castilblanco de los Arroyos, donde también descansaban los conductores en una casa del mismo recinto. EFE

La quema de nueve coches de una empresa de alquiler de coches con conductor que operaban con Cabify en la Feria de Sevilla ha elevado la tensión del conflicto entre estas empresas y el colectivo del taxi. Se vivieron momentos de tensión ya que las llamas estuvieron a punto de alcanzar la casa donde dormían sus conductores, en el mismo recinto.

Cabify ha señalado como culpables a "los sectores que se consideran amenazados por el progreso y la innovación" que, dicen, han "aportado a la movilidad urbana". Las asociaciones de taxistas han condenado la acción, pero lo cierto es que tanto los conductores de Uber y Cabify como los taxistas se lanzan acusaciones de violar la ley.

Los taxistas acusan a estas empresas de saltarse el reglamento que regula su actividad. Captan pasajeros en la calle, cuando lo tienen prohibido, inician los servicios desde cualquier lugar, cuando la ley les obliga a que lo hagan desde la sede fiscal del vehículo. La empresa que vio como sus coches quemados en Sevilla está radicada en Madrid. 

Los conductores de Uber y Cabify en Sevilla acusan a los taxistas de recurrir al acoso y la violencia. Ya han denunciado varios casos ante la Policía. En Sevilla, donde Cabify desembarcó el pasado mes de septiembre, la Policía ya investiga a 27 taxistas por estos hechos.