Público
Público

La guerrilla asesina a un gobernador en Colombia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Guerrilleros izquierdistas asesinaron al gobernador del departamento colombiano del Caquetá, Luis Francisco Cuéllar, que había sido secuestrado horas antes, en el crimen más alevoso cometido por las FARC contra la política de seguridad del presidente Álvaro Uribe.

El cuerpo del político de 69 años, degollado, fue hallado por las Fuerzas Armadas en un sector despoblado del selvático departamento del Caquetá, en el sur del país, dentro de las operaciones ordenadas por Uribe para rescatarlo sano y salvo.

"Compatriotas, con inmenso dolor registramos el asesinato de nuestro gobernador del Caquetá y con toda la firmeza reiteramos la voluntad de avanzar hasta la derrota definitiva del terrorismo", dijo Uribe en una intervención.

"Fue degollado, miserablemente lo degollaron. Como había una persecución de la Fuerza Pública, seguramente los terroristas para evitar hacer disparos procedieron a degollar al señor gobernador", explicó.

La gobernadora encargada del Caquetá, Patricia Vega, dijo que el cuerpo, rodeado de explosivos, apareció cerca del lugar en donde los rebeldes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) abandonaron e incendiaron el vehículo que usaron para escapar.

Vega afirmó que al parecer el gobernador, quien fue secuestrado en cinco ocasiones por la guerrilla, opuso resistencia a seguir caminando selva adentro por lo que los rebeldes lo asesinaron en estado de indefensión.

El secuestro y posterior asesinato de Cuéllar fue interpretado como una demostración de poder de las FARC y un desafío al Gobierno de Uribe que podría entorpecer la esperada liberación de dos rehenes.

Un comando armado con fusiles de asalto y prendas militares entró el lunes por la noche en la residencia del gobernador y después de derribar la puerta con explosivos, le sacaron por la fuerza.

Antes de huir con el rehén, los guerrilleros asesinaron a tiros a un policía que prestaba seguridad a la casa del gobernador, situada en un sector céntrico de la ciudad de Florencia, la capital del departamento de Caquetá.

Cuéllar se convirtió en el funcionario regional de más alto rango secuestrado y asesinado por las FARC desde abril de 2002 cuando fue privado de la libertad el gobernador del departamento de Antioquia, Guillermo Gaviria, y su asesor de paz y ex ministro de Defensa, Gilberto Echeverri.

Ambos fueron asesinados 13 meses después por la guerrilla en un fallido rescate del Ejército, ordenado por Uribe, en una zona selvática del noroeste del país.

El secuestro y asesinato fueron calificados por analistas como un golpe a la política de seguridad de Uribe y una demostración de poder de las FARC al ser cometido en una de las zonas con más presencia de efectivos de las Fuerzas Armadas y en donde se concentra la ofensiva militar contra los rebeldes.