Público
Público

Guillermo Toledo: "Creo que no me he adaptado a la sociedad"

El actor, rodeado de amigos, ha presentado al público madrileño su libro de reflexiones políticas, 'Razones para la rebeldía'

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El actor y activista Guillermo Willie Toledo ha presentado el lunes en Madrid el libro Razones para la Rebeldía (Península), una síntesis de su conciencia política contestataria que aglutina desde su participación en el 'No a la guerra' hasta su presencia en las primeras noches del movimiento 15-M.

Toledo apuntala las ideas que vierte en el texto con datos y cifras ya que 'si tu opinión coincide con la 'verdad oficial' no tienes que demostrar nada, pero no así si la contradices', sostiene recogiendo la idea de Noam Chomsky, un autor recurrente en su discurso. El intelectual estadounidense vuelve a relucir cuando el actor explica el porqué de sus cada vez más escasas intervenciones en la esfera pública:  'Primero te atacan, luego te ignoran', lamenta.

Acompañado por el actor Alberto San Juan, el editor de la publicación Manuel Fernández- Cuesta y el actor y director teatral Andrés Lima, Toledo encabezó un coloquio intimista en el que también participó el público. Sobre el escenario del madrileño teatro Alfil, actores y editor se sumergieron en la conciencia política que Willie Toledo ha plasmado en 120 páginas con la ayuda del periodista Pascual Serrano, el gran ausente de la velada. 

La tortura en las cárceles, la precariedad laboral, Cuba, el 15-M y la reforma de la ley electoral son algunos de los temas incluidos en el libro prologado por Julio Anguita y por los que el auditorio preguntó ayer al actor. En su discurso, Toledo volvió a explicar sus palabras sobre Orlando Zapata —quien falleció en una prisión cubana tras una huelga de hambre de 86 días— cuando dijo que era un preso común y no político: 'Condené el hecho de que un preso pudiera morir en tales circunstancias', algo de lo que 'es responsable' el Estado, reiteró ayer en el Alfil.

'No conozco mayor acto político que miles de personas debatiendo en una plaza'

Con el movimiento de los indignados el actor mantiene algunas diferencias. 'En el manifiesto de Democracia Real Ya se declaraban apolíticos y no conozco mayor acto político que miles de personas reflexionando y debatiendo en una plaza', puntualizó. Toledo, quien colaboró en los primeros días en que el movimiento comenzaba a gestarse en la madrileña Puerta del Sol, defendió la forma de cambiar el sistema 'desde dentro'. 'La única forma de hacerlo es teniendo presencia en el parlamento, algo que sólo pueden hacer los partidos políticos', añadió, a la vez que valoró en positivo el 'despertar' ciudadano que supuso este movimiento.

'La gente se está rebelando porque se han dado cuenta de que, efectivamente, lo llaman democracia y no lo es', explicó utilizando la expresión estrella del 15-M. 

Sobre la ley electoral, el integrante de la compañía Animaliario criticó los obstáculos que tienen las nuevas formaciones que, desde la reforma 'antidemocrática' del pasado enero, necesitan reunir miles de firmas en escasos días para poder concurrir a las elecciones. En este punto, Toledo pidió al público del Alfil que firmasen para avalar la candidatura de Izquierda Anticapitalista, cuyos militantes esperaban fuera del teatro con los listados preparados.

Los escuderos que acompañaron al actor recomendaron una lectura que es 'palabra hablada', señaló Alberto San Juan y que refleja el carácter de alguien que va 'a contracorriente de forma sistemática', subrayó Andrés Lima, algo que es 'bueno, plural y democrático', remató.

'La gente se está rebelando porque se han dado cuenta de que lo llaman democracia y no lo es'

También hubo hueco para las intimidades y el editor Manuel Fernández- Cuesta le recordó a Toledo la crisis de dos días que tuvo al terminar el libro. El actor confesó que sintió 'miedo' de enfrentarse a todas las polémicas juntas y reconoció 'no tener ganas' de defenderse de la crítica feroz que auguraba recibir de esa sociedad a la que critica y en la cree no estar 'adaptado'. 'No es lo mismo encender pequeñas cerillas de vez en cuando que verlas todas juntas en un libro, eso ya es una bomba atómica', ilustró. Superada la  inquietud, el protagonista de Crimen ferpecto bromea de ser el número dos en ventas en una librería de Vallodolid; '¿sabéis cual es el primero?', preguntó al público, 'el de Mariano Rajoy'.

La gira para dar a conocer Razones para la rebeldía le ha llevado por cuatro ciudades en la última semana y recalará el próximo viernes en Valencia.