Público
Público

Guindos anuncia que el PIB cayó entre el 0,5% y 0,6% en el primer trimestre de 2013

El ministro de Economía asegura que la recuperación llegará en 2014 y descarta que el Tribunal Constitucional anule los recortes. "Lo que ha pasado en Portugal no ocurrirá aquí".

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El que no se consuela es porque no quiere y si no que se lo digan a Luis De Guindos. El ministro de Economía anunció este martes en el Foro Nueva Economía con alivio y satisfacción que la economía cayó entre un 0,5% y un 0,6% en el primer trimestre del año. 'El primer trimestre de 2013 ha sido mucho menos malo que el último de 2012 y aunque no va a llegar a ser positivo. Estamso viendo señales de estabilización en el PIB y en el empleo', se solazó De Guindos.

El ritmo de la recesión se ha frenado, sí, pero no para echar las campanas al vuelo, como pareció hacer De Guindos: ese ritmo sólo ha bajado dos puntos en el arranque de 2013, de una caída del PIB del 0,8% en el último trimestre de 2012 a 'un 0,5 ó 0,6%' en el primero de 2013. El ministro aseguró que la evolución del primer trimestre está en consonancia con lo previsto por el Gobierno.

Al respecto de las previsiones, De Guindos recordó que el Ejecutivo augura un segundo trimestre 'algo mejor', un tercero 'próximo a cero' y un último trimestre que 'incluso' puede tener crecimiento.

Por eso, dijo De Guindos, hay que seguir con el 'programa de ajustes', recortes en román paladín. Alguien le preguntó si teme que en España ocurra lo mismo que en Portugal, que el Tribunal Constitucional tumbe gran parte de las medidas adoptadas por el Ejecutivo: 'Las medidas impulsadas por el Gobierno han seguido un principio fundamental: el ajuste a la legalidad. Lo que ha ocurrido en Portugal no va a ocurrir en España'. De Guindos añadió que no teme un contagio en los mercados por lo que sucede en Portugal y alabó el enorme esfuerzo del Gobierno portugués, que ha cumplido las recetas de la troika.

En cuanto al futuro, Guindos dijo que se revisarán las previsiones del Gobierno y se aprobará un nuevo programa de consolidación fiscal el viernes 26 de abril, junto al plan nacional de reformas, algo que según él facilitará la recuperación económica que tiene que producirse a lo largo de los próximos trimestres.

Pero ese crecimiento no podrá producirse, según apuntó De Guindos, 'sin la solidaridad de Europa'. El ministro de Economía insistió en la importancia de avanzar en la unión bancaria y monetaria y también en la integración europea: para él no hay futuro fuera de Europa. Y ahí De Guindos, se refirió al Banco Central Europeo (BCE), que a su parecer  debería actuar en relación con la fragmentación de los distintos mercados en Europa. El titular de economía respondió así a la pregunta de qué nuevas competencias debería asumir el banco central después de que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, abriese la víspera este debate.

'No se ha rescatado a los banqueros, se ha rescatado a los depositantes y ahorradores'

'No es posible que empresas españolas e italianas solventes tengan costes de financiación más elevados que las de otros países', dijo De Guindos en clara alusión al BCE, para quien el principal problema sigue siendo 'la restricción de crédito' a pymes y particulares. Y es que De Guindos se ha referido en numerosas ocasiones en los últimos dos años a los excesivos costes de financiación de algunos países de la UE.

De Guindos reconoció que todo lo que pasa en Europa 'afecta e influye en España'. No pudo evitar referirse a Chipre, que calificó de caso 'excepcional y único'. 'En Chipre la solución fue la adecuada', dijo, aunque reconoció que se cometieron errores como el de incluir en un primer momento a todos los depositantes en la quita: 'Cometimos errores que luego subsanamos'.  

A lo largo de más de una hora de discurso, De Guindos repitió varias veces que España 'está mejor que hace un año', especialmente la banca. De Guindos no quiso precisar cuánto costará a los contribuyentes el rescate del sistema financiero español, pero en cualquier caso le restó importancia: 'El préstamo del MEDE son 40.000 millones a un interés del 0,5%; su coste equivale a una subasta del Tesoro'. Es más, De Guindos matizó que 'no se ha rescatado a los banqueros, se ha rescatado a los depositantes y ahorradores'. Lástima, para él, que las personas afectadas por las participaciones preferentes que le esperaban silbato en mano a la salida del lujos hotel Ritz de Madrid no piensen lo mismo.