Publicado: 30.11.2013 12:04 |Actualizado: 30.11.2013 12:04

Guindos reconoce que la lucha contra el déficit ha creado "distorsiones"

El ministro de Economía se muestra partidario de bajar impuestos: "Hay que tener un IRPF más razonable"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos, se mostró este sábado partidario de que la reforma fiscal que el Gobierno prevé realizar en 2014 incluya la bajada de algunos impuestos, para "eliminar distorsiones que se han podido producir porque la prioridad número uno era reducir el déficit", tarea que sigue en marcha.

En la segunda jornada del XVIII Encuentro de Economía en S'Agaró, Guindos afirmó que las condiciones son diferentes que hace unos meses y "es el momento adecuado y tiempo adecuado" para que a mediados de 2014 se aborde la reforma tributaria.

El ministro dijo que el presidente Mariano Rajoy ya ha avanzado que se revertirá la subida del IRPF de 2011 para tener este impuesto "mucho más razonable". Añadió que el IVA fundamentalmente no se va a tocar, porque tiene ahora una estructura similar a la del resto de países de la UE.

Afirmó también que la voluntad de su Ejecutivo es contar con un sistema impositivo "que no cree desincentivos a la actividad económica", en una intervención tras ser presentado por el presidente de la Cámara de Comercio de Barcelona, Miquel Valls, que ha aprovechado para pedirle una "señal" en 2014 de bajada de impuestos en respuesta a la mejora de los indicadores económicos.

De Guindos recordó que España estaba al borde del rescate hace dos años y ahora la situación es muy diferente, con niveles de deuda todavía altos pero más en línea con la media comunitaria, el sistema financiero completando su reestructuración, el déficit reduciéndose —está "convencido" de que se cumplirá el 6,5% este año—, la prima de riesgo más baja, y el consumo interno estabilizándose.

"Esta mejora, que es una mejora real, hay que fortalecerla", dijo Guindos, manteniendo un ritmo adecuado de reducción del déficit que permita que la prima de riesgo siga cayendo, finalizando la reestructuración de la banca española, acometiendo reformas en el sector terciario —con la ley de unidad de mercado y la liberalización de servicios profesionales— y reformando la administración pública.