Público
Público

Guionistas atrevidos contra cadenas mojigatas

Los escritores de series piden a las televisiones que asuman más riesgos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La ficción española en televisión vive una época dorada con series como Águila Roja, Cuéntame, Amar en tiempos revueltos (TVE), Doctor Mateo (Antena 3) o Tierra de Lobos (Telecinco), y eso sin contar los próximos estrenos. Sin embargo, este buen momento esconde algunas carencias, como han puesto de relieve este fin de semana los más de 100 escritores de televisión que han participado en el I Encuentro de Guionistas de Valencia.

Todos coinciden en que, en los últimos 15 años, la ficción española ha cambiado mucho: se ha profesionalizado, alcanzando un nivel técnico comparable con el de producciones europeas o estadounidenses; ha abordado nuevos géneros y ha creado series que han supuesto fenómenos sociales. Aún así, los guionistas no terminan de estar satisfechos. 'En España se hacen historias muy timoratas, muy poco combativas. No me creo ninguno de sus personajes porque no representan a nuestra sociedad', señala a Público Eduardo Ladrón de Guevara, guionista de Cuéntame. 'Yo quisiera hacer una historia donde aparecieran políticos y constructores corruptos, curas libidinosos pero no nos permiten recrear nuestro momento histórico porque las cadenas no quieren arriesgarse a herir la sensibilidad de los espectadores', se lamenta este veterano profesional. Coincide con él Iván Escobar, guionista de Los Hombres de Paco (Antena 3) y profesional de la nueva hornada, que también cree que las cadenas, con su obsesión por llegar a públicos mayoritarios, no se atreven a asumir riesgos: 'Cuesta mucho dinero hacer una serie, así que quieren tramas que puedan gustar a niños, abuelos, madres, adolescentes'.

'En España se hacen historias muy timoratas y poco combativas'

Esto le hace cuestionar la calidad de los productos que se están emitiendo y plantearse si el éxito de audiencia es representativo del seguimiento real de una serie. 'Doy clases de guión en la Universidad de Salamanca y muchos de mis alumnos, que tienen entre 18 y 25 años, ni siquiera tienen televisor. Ellos recurren a internet y al disco duro para ver las series', explica Escobar, que añade que quienes quedan ante los televisores son los niños, los ancianos y los que no tienen acceso a las nuevas tecnologías. Esto hace que los productores no apuesten por historias innovadoras o más profundas, y propicia casos curiosos como el de Muchachada Nui, mucho más seguida en internet que en televisión.

Rodolf Sirera, guionista de Amar en tiempos revueltos, destaca por su parte la ampliación de temáticas que está viviendo ahora la ficción española, ya que 'hace unos años todo eran series familiares o de profesiones (de abogados, periodistas, policías...), mientras que ahora hay series de acción, históricas, comedias de situación'.

'Se alargan las series para sacar partido de las franjas horarias'

Lo curioso, a su juicio, es que en España se han adaptado estos géneros alargándolos, incluso doblando su duración y haciendo episodios de 50 minutos cuando una sitcom debería durar 25, como ocurre en Estados Unidos. 'Esto se hace porque se intenta sacar el máximo partido a las franjas horarias', explica Sirera. Otro problema es la publicidad. Al margen de que en Televisión Española ya no hay publicidad, los cortes en las privadas siguen insertándose sin tener en cuenta la estructura narrativa de los capítulos.

Pese a este panorama, se consigue hablar de temas, como ocurre con la Transición política en Cuéntame, que hace unos años eran impensables en una serie española. O se logra financiar historias de género fantástico como la de El Barco, creada por Escobar y que emitirá próximamente Antena 3.

'Es más barato programar cualquier película o serie americana que producir una propia, pero la ficción española está en los horarios de máxima audiencia porque la gente siente a los personajes más cercanos, se identifica con ellos más que con Los Soprano o cualquier otra serie de la HBO' estadounidense, relata Escobar para explicar el éxito que viven las series españolas.