Público
Público

Gullón tendrá que pagar 8,9 millones de euros a su ex director

Es la mayor indemnización por el despido de un alto cargo en España

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Juzgado de lo Social número 2 de Palencia ha resuelto que la empresa Galletas Gullón pague a su ex director Juan Miguel Martínez Gabaldón 8,9 millones de euros, la mayor indemnización por el despido de un alto cargo en España, ante la falta de acuerdo de las partes para readmitir al directivo.

El auto dictado por el juez establece que se ejecute la sentencia dictada en abril de 2010 y fija un plazo de 10 días para pagar la indemnización a Martínez Gabaldón, que cesó en su cargo hace diez meses.

La sentencia dictada por el mismo juez en abril estima parcialmente la demanda por despido interpuesta por Martínez Gabaldón y condena a la galletera a readmitir al alto directivo o en su lugar a indemnizarle con 8,2 millones de euros mas los salarios de tramitación, que ascendían a 704.335 euros. Además impuso a la compañía con sede en Aguilar de Campoo (Palencia), en concepto provisional de intereses de demora y costas, el pago de 1.431.066 euros, con lo que la galletera deberá hacer frente al pago de 10,3 millones de euros.

El juez ha concluido, tras la comparecencia celebrada el pasado 9 de septiembre, en la que llamó a ambas partes en respuesta a la solicitud de Martínez Gabaldón pidiendo la ejecución de la sentencia, que no hay acuerdo entre las partes en lo que respecta a la readmisión.

El auto, conocido hoy, señala en concreto que 'es evidente que ninguna de las partes tiene confianza en la otra'.

E insiste en que es imposible tener la confianza que requiere una relación laboral especial de alta dirección cuando una de las partes mantiene abierta una querella por presunto delito de apropiación indebida y estafa.

Asimismo destaca que 'no parece que la conducta de la empresa sea acorde a las exigencias de la buena fe' e insiste en que una relación laboral de carácter especial de alta dirección debe estar basada en la mutua confianza.

'Difícilmente se puede confiar en un director general cuando se mantiene contra él una querella por administración desleal', añade el auto.

También se acoge el juez a las manifestaciones del actual director de la empresa, Félix Gullón, en la vista del 9 de septiembre, en las que reconoció que 'en el momento actual no existe confianza, pero que se le readmite como mal menor para no proceder al abono de la indemnización, esperando que la readmisión pueda llevar a recobrar la confianza'.

El juez precisa que las partes no llegaron a ningún acuerdo en cuanto a la posible reincorporación de Martínez Gabaldón, 'esencialmente por la falta de voluntad de la empresa de proceder a su readmisión'. Según ha señalado la empresa en varias ocasiones, se trata de la indemnización de mayor cuantía impuesta por el despido de un directivo en España.