Público
Público

Gusanos podrían ayudar a curar las heridas en diabéticos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Un grupo de investigadores estadounidensesdesarrolló una particular forma de curar heridas rebeldes enpacientes diabéticos que consiste en dejar que gusanosaplicados sobre la lesión "hagan su trabajo".

Para permitir que esas heridas sanen, los médicos suelenremover el tejido infectado o muerto con bisturí o enzimas, unproceso que llaman desbridamiento. Pero esas herramientas confrecuencia fallan.

"Estos pacientes diabéticos en problemas realmentenecesitan mejores tratamientos con el fin de salvar susextremidades", dijo Lawrence Eron, del Hospital Kaiser y laUniversity of Hawaii en Honolulu, quien presentó con colegassus hallazgos en un encuentro científico reciente en Chicago.

"El tratamiento con desbridamiento con gusanos esabrumadoramente efectivo. Luego de apenas un tratamiento lasheridas comienzan a verse mejor", dijo el autor a ReutersHealth.

Los resultados obtenidos por el equipo de Eron, que trató a37 pacientes diabéticos con gusanos, aún no han sido examinadospor investigadores independientes.

Todos los pacientes del estudio padecían un tipo deenfermedad arterial que provoca mala circulación sanguínea enlas extremidades y todos presentaban heridas rebeldes, algunosde hasta cinco años de antigüedad.

Los médicos colocaron entre 50 y 100 gusanos, de la especieLucilia sericata, sobre las heridas y los dejaron allí por dosdías, cuando colocaron nuevos. Los expertos repitieron elprocedimiento cinco veces en promedio.

"Encerramos a los gusanos en un material similar a unamalla. Podrían usarse pantimedias de nylon. Y luego lo sellamospara que no puedan salir", dijo Eron.

Los gusanos segregan sustancias en las heridas quefluidifican el tejido muerto y luego ingieren el material paradegradarlo aún más en su intestino.

Las heridas entonces se limpian, y otras sustanciascontenidas en las secreciones de los gusanos permiten eldesarrollo de tejido granulado, un tipo de tejido conectivo quese forma durante la curación de heridas.

Veintiuno de los pacientes tuvieron resultados exitosos,definidos como la erradicación de la infección, la remocióncompleta del tejido muerto, la formación de tejido conectivofuerte en la herida y más de tres cuartos de cierre de lalesión.

Cinco heridas estaban infectadas con la "superbacteria"SARM pero se curaron exitosamente con la terapia con gusanos.Nueve heridas estaban infectadas con otra bacteria llamada SASMy seis de ellos se curaron. Los 10 casos con infección debido aestreptococo del grupo B fueron tratados con éxito, dijo Eron.

El tratamiento falló en algunos pacientes. Uno teníainflamación excesiva alrededor de la herida, dos sangrabandemasiado y tres tenían problemas con huesos infectados.

Al ser consultado sobre cómo persuadió a los pacientes paraque acepten el tratamiento, Eron dijo que les explicócuidadosamente el procedimiento y luego les hizo firmar unconsentimiento.

"Muchos pacientes tendrían cierto temor de que se lescoloquen insectos vivos en sus heridas, por lo que lesexplicamos cómo funciona y qué posibles problemas podríanocurrir", dijo el autor.

"Luego de esto, seguiremos con tratamientos con hidrogeles,injertos de tejido celular cultivado o vestimenta bajo presiónnegativa. Pero para llegar al punto en que esos tratamientofuncionen realmente se necesita limpiar la herida, quitar eltejido muerto y obtener tejido granulado en la herida, y allíes donde ayudan los gusanos", explicó Eron.