Público
Público

¿Te gusta conducir?

En coche o en moto, un recorrido por las carreteras noruegas más turísticas, que atraviesan fiordos y miradores con increíbles vistas mientras se sortean kilómetros y kilómetros de naturaleza virgen.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Desde el sur hasta Cabo Norte, el punto más septentrional de Europa, por la región de los fiordos o por los pintorescos pueblitos con idílicas casitas de madera de colores. Hay maneras y maneras de conocer Noruega, pero una de las más aventureras es, sin duda, alquilar un vehículo o subirse a una moto y circular por las carreteras más turísticas que tienen Oslo como punto de partida. La cercanía a la naturaleza y la sensación absoluta de libertad están garantizadas. Estos son algunos de los atractivos con los que toparse en el camino:

Ryfylke
Ryfylke es el hogar del fiordo Lysefjord y las montañas Kjerag y Preikestolen (también conocida como el Púlpito), unas rocas de impacto a las que se puede ascender y que abarcan una vista panorámica inolvidable. Pescar salmón o degustarlo en un restaurante de Ryfylke, hacer un crucero por Lysefjord, visitar el pueblo de Sauda, entre cascadas y montañas, o contemplar en el camino el lago Nedre Tysdalsvatn son algunas de las paradas imprescindibles en esta pintoresca carretera.

Hardanger
La región de Hardanger se extiende por una de las mesetas de montaña más grandes de Europa hacia varios fiordos. En la zona hay varias cascadas dignas de visitar, como el espectacular salto Vøringfossen, de 145 metros de altura. Pero la carretera también tiene otros alicientes: caminar por alguno de los senderos del Hardangervidda, realizar un crucero por el fiordo Hardangerfjord, explorar los glaciares Folgefonna y Hardangerjøkulen...

Aurland
La carretera que cruza las montañas de Aurland reserva al conductor un intenso recorrido por una meseta de alta montaña, con frondosos bosques. Es imprescindible pasar por el túnel de Lærdal con sus 24,5 kilómetros de recorrido, el más largo del mundo, y llegar a la rampa-mirador Stegastein para contemplar el paisaje y el fiordo Aurland.

Sognefjellet
La carretera turística de Sognefjell es el puerto de montaña más alto -su punto más elevado está a 1430 m. sobre el nivel del mar- y uno de los más impresionantes del norte de Europa. Desde lo más interno del fiordo Sognefjord la carretera serpentea entre el fiordo y el valle a través del Parque Nacional Jotunheimen, por altas montañas con hielo glaciar, escarpados picos y lagos de montaña de color verde esmeralda. A lo largo del camino uno se encuentra con Galdhøpiggen, la montaña más alta de Noruega y el glaciar continental más grande del país, Jostedalsbreen.

Geiranger-Trollstigen
Trollstigen o ‘La Escalera del Troll' discurre por escarpadas laderas y la más profunda naturaleza del oeste de Noruega. Se encuentra a unos 15 kilómetros al sur de Åndalsnes, en la provincia de Møre og Romsdal, al norte de la Noruega de los fiordos; tiene una pendiente pronunciada y consta de 11 curvas de montaña cerradas. La cascada de Stigfossen se precipita ladera abajo hacia el cautivador valle de Isterdalen. Rodeada por ese entorno, la Escalera de los Trolls serpentea ladera arriba, alcanzando una altura de 852 metros sobre el nivel del mar.

Carretera del Atlántico
Esta imponente carretera transcurre por islas desde Kårvåg en Averøya hasta Vevang en tierra firme. La carretera zigzaguea sobre puentes bajos que sobresalen por encima del mar, uniendo las islas que hay entre Molde y Kristiansund, en los fiordos del Oeste de Noruega. Hustadvika es una extensión oceánica que con tormenta resulta espectacular. Con tiempo más calmado, pueden verse ballenas y focas. El clima y los vientos dan un especial ambiente dramático y la carretera y el terreno son también perfectos para el ciclismo y el senderismo.

Lofoten
Esta carretera turística nacional recorre 166 kilómetros y pasa por fantásticos paisajes de montañas majestuosas, prados verdes, playas de arena blanca, barcos pesqueros de madera y cabañas rojizas de pescadores. Las principales islas turísticas, Austvågøy, Vestvågøy, Flakstad y Moskenes, han sido desde siempre lugar de inspiración para escritores y destino predilecto para amantes de la naturaleza.


Turismo de Noruega