Público
Público

Cuando hablan las cacerolas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La cacerolada de ayer en la Puerta del Sol, ante la presidencia de la Comunidad de Madrid tiene un valor simbólico no estrictamente discursivo, pero muy audible. El simbolismo se prolonga en el hecho de que la cacerolada se haya producido ante esa presidencia que se ubica en el caserón de lo que fue el siniestro ministerio de la Gobernación en tiempos de Franco, un lugar en donde se ha apaleado y torturado a mucha gente durante mucho tiempo. Los tiempos han cambiado.

Cuando hablan las cacerolas es porque quienes las esgrimen protestan porque no los dejan hablar o bien, como es el caso ahora, porque ya han hablado lo que tenían que hablar y ahora piden atención sobre lo dicho con un notorio estrépito. Supongo que muchos vecinos, sobre todo si lo son de Sol, estarán que echan las muelas con las cacerolas y, en efecto, el escándalo es bastante desagradable. Como pueda serlo el trompeteo y los tambores de las procesiones de semana santa o esas misas de campaña que celebra el episcopado a altavoz batiente en la Castellana cuando tiene a bien. Es lo que tiene la privatización de los espacios públicos cuando quien los privatiza quiere hacerse oír.

¿Y qué dicen los de las cacerolas? Han reiterado su plataforma reivindicativa del año pasado, esto es, regeneración del sistema político, fin de los privilegios, lucha contra la corrupción, reforma de la ley electoral, dación en pago, etc. Y, esta vez, para celebrar el primer aniversario, traen un propósito nuevo: indagar en las responsabilidades personales de la crisis en los ámbitos político, económico y financiero, determinarlas y exigirlas ante los tribunales de justicia. Es un propósito por ahora que perfilará mejor en las asambleas a corto y medio plazo.

Sigue faltando al 15-M una cobertura mediática propia y un canal para proponer la aplicación práctica de sus propuestas. El más típico es el partido pero el 15-M es radicalmente 'apartidista' y carecería de sentido que creara uno. A su vez, los partidos existentes, los de la izquierda, no pueden interrelacionar como tales con el 15-M. Esta situación de parálisis podría resolverse si alguien creara un partido nuevo al que podría llamar como quisiera, comprometido en llevar al parlamento las propuestas del 15-M. El 15-M podría no simpatizar con él, pero no oponérsele porque tampoco pretendería ser el partido del 15-M sino simplemente algo así como un partido por afinidad electiva.

La cobertura mediática es más sencilla. El 15-M es un movimiento que existe en la red, es digital. Estoy seguro que los muchos periódicos digitales de izquierda que hay darán amplia cuenta del 15-M. Pero alguno, por ejemplo este, podía consagrarle un espacio propio que el movimiento podría aprovechar para dar a conocer sus propuestas más en profundidad y como foro de debate. De este modo el 15-M cumpliría también con su clara vocación de revolución permanente.

*Ramón Cotarelo es Catedrático de Ciencias Políticas