Público
Público

Hacienda espera ingresar 9.130 millones por la lucha contra el fraude

La Agencia Tributaria contará el próximo año con un 1,4% menos de efectivos.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La Agencia Tributaria prevé recaudar el próximo año 9.130,7 millones de euros por actuaciones de lucha contra el fraude, un 11,74% más que en 2012, cuando prevé obtener 8.171 millones, según los nuevos presupuestos generales del Estado. Además prevé ingresar 17.345 millones por gestión recaudatoria de deuda, el 11,75 % más.

Hacienda calcula que llevará a cabo el próximo año 2,7 millones de actuaciones de prevención (un 10 % más que en 2012), 574.817 de control selectivo e investigación (un 6 % más) y 6,8 millones de actuaciones de control extensivo (un 4 % más). Eso con un 1,4% menos de plantilla: los Presupuestos contemplan que la Agencia Tributaria cuente en 2013 ccon 16.012 personas, frente a 16.234 de este año (esto es 222 empleados menos).

Según el Gobierno, las dos líneas estratégicas de actuación de Hacienda serán la mejora de la asistencia al contribuyente para facilitar el cumplimiento voluntario de sus obligaciones fiscales y la lucha contra los incumplimientos tributarios y el fraude fiscal.

De otro lado, el volumen de deducciones en los diferentes impuestos previstas para 2013 (lo que en el lenguaje presupuestario se conocen como los beneficios fiscales) asciende a 38.986 millones, un 2,3% más que las presupuestadas para el ejercicio presente. El incremento previsto se debe al aumento en el volumen de deducciones en el Impuesto sobre la Renta, que suman 16.365 millones, con un crecimiento del 8,3%. Los tres conceptos de mayor peso en los beneficios fiscales del IRPF siguen siendo la reducción general en el rendimiento del trabajo (6.848,6 millones), la deducción por compra de vivienda (1.889,1 millones) y la reducción en la base imponible por tributación conjunta (1.824,3 millones).

En el caso del Impuesto sobre Sociedades, la magnitud de los beneficios fiscales descienden un 16,6%, hasta los 3.084,8 millones de euros. Esta caída se explica por la caída de los beneficios empresariales, y la eliminación de algunas deducciones (como la supresión de ciertas libertades de amortización).