Público
Público

Hacienda sigue sin controlar el déficit, que continúa en agosto por encima del objetivo para 2013

Los números rojos de las cuentas del Estado suponen el 4,62% del PIB, ocho décimas más que objetivo comprometido con Bruselas.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

España aumentó en agosto el déficit público del Estado Central hasta los 47.579 millones de euros, equivalente a un 4,62% del PIB, siete puntos básicos por encima del quebranto registrado en julio y por encima del objetivo anual. La meta comprometida con Bruselas es un desequilibrio presupuestario del 3,8% del PIB para el Estado, dentro de un déficit conjunto de las administraciones públicas del 6,5% en 2013. La cifra supone un descenso del 2,2% en comparación con el mismo periodo del año anterior, pero un incremento del 5,4% si se compara con la cifra registrada hasta julio, que se situó en 45.133 millones de euros.

Hacienda confía en que  los números rojos del Estado se contengan en los últimos meses del ejercicio. De hecho, en su nota oficial, el Ministerio de Montoro sostiene que la cifra de agosto 'no muestra grandes variaciones respecto a julio y mantiene el déficit en la misma senda de contención del gasto y evolución de los ingresos'.

El ministerio explica que el saldo de agosto se produce tras soportar un incremento del 15,3% en la carga financiera del Estado e indica que, sin tener en cuenta este gasto en intereses, se ha obtenido un déficit primario de 28.707 millones de euros, inferior en un 11% al del año anterior.

El resultado del déficit registrado hasta agosto se debe a unos ingresos que alcanzaron los 68.841 millones de euros, lo que representa un incremento del 13,3% respecto al mismo periodo de 2012, crecimiento que, según Hacienda, se va consolidando al compás de la mejora de la economía española. En términos de caja, los ingresos tributarios homogéneos crecen un 3,1%.

En materia de ingresos, los impuestos corrientes sobre la renta y el patrimonio ascendieron hasta agosto a 32.434 millones de euros, lo que representa un incremento del 56,2% respecto a agosto de 2012, debido al aumento de los ingresos derivados de la campaña de la renta, que han registrado un incremento del 10,5%. En el caso del IVA, los recursos procedentes de este impuesto han alcanzado los 12.546 millones de euros frente al importe negativo de 895 millones del mismo periodo de 2012, debido, por un lado, a la subida de los tipos impositivos, que aporta 6.217 millones de euros y, por otro, a la mejor evolución del gasto sujeto a este impuesto.

Por su parte, los gastos no financieros del Estado ascendieron a 116.420 millones de euros, un 6,4% más que en el mismo periodo de 2012. En este aumento influye el crecimiento de los gastos financieros, de las pensiones y de las transferencias a las administraciones de la Seguridad Social.

La partida de gasto corriente, con un volumen de 110.864 millones, crece un 6% debido, fundamentalmente, a la evolución de los intereses devengados, que ascienden a finales de agosto a 18.872 millones de euros, un 15,3% más que en el mismo periodo de 2012, así como al aumento de las transferencias a la Seguridad Social, que han crecido un 15%, hasta los 22.900 millones. La remuneración de los asalariados ascendió hasta agosto a 12.608 millones de euros, un 0,4% menos que en el mismo periodo del año anterior por la limitación, salvo en los casos previstos legalmente, de la sustitución de efectivos. Por su parte, las prestaciones sociales distintas de las transferencias sociales en especie crecieron un 5%, hasta los 7.870 millones de euros. De este importe, 7.631 millones corresponden a las pensiones de clases pasivas, que suben un 5,7%.

El gasto en capital aumentó en los ocho primeros meses del año un 15,6%, hasta alcanzar los 805 millones de euros, como consecuencia de las mayores transferencias al Adif, que en este ejercicio ha asumido la realización de las inversiones de mejora de la red ferroviaria y de mantenimiento y administración de las infraestructuras procedentes de la titularidad del Estado. Por último, la formación bruta de capital (la inversión nueva) descendió en los ocho primeros meses del año un 5,5%, hasta los 2.879 millones de euros.

Las cuentas de la Seguridad Social arrojaron un saldo positivo de 3.384,38 millones de euros en los ocho primeros meses del año, cifra un 24,37% superior a la del mismo periodo de 2012, según los datos de ejecución reflejados en el Sistema de Información Contable de la Seguridad Social publicados por el Ministerio de Empleo.

Este superávit obtenido por la Seguridad Social, equivalente al 0,4% del PIB, es la diferencia entre unos derechos reconocidos por operaciones no financieras de 85.450,41 millones de euros, que aumentan un 4,62%, y unas obligaciones reconocidas de 82.066,03 millones de euros, que crecen en un 3,94% en relación al mismo periodo del año anterior. Los gastos pendientes de imputación presupuestaria a esta fecha alcanzarían un importe aproximado de 764 millones de euros.

El gabinete dirigido por Fátima Báñez indicó que este resultado se explica fundamentalmente por el adelanto de las transferencias del Estado, que alcanzan un importe de 13.842,18 millones de euros, un 89,9% respecto al total presupuestado, y destinadas a financiar gastos que se irán produciendo a lo largo del ejercicio. Estas transferencias son superiores en 6.406,03 millones de euros a las recibidas por este concepto en el mismo periodo del ejercicio anterior. Sobre el total de ingresos, las aportaciones del Estado representan el 16,35%.

Los presupuestos de 2013 incluyen 15.537,28 millones de euros en concepto de aportaciones del Estado a la Seguridad Social, 6.699,15 millones de euros más que en el ejercicio anterior.

En lo que se refiere a los ingresos no financieros, las cotizaciones sociales ascendieron a 65.999,87 millones de euros, lo que representa una disminución de 3,15 puntos porcentuales respecto al mismo periodo del año anterior, originada por el descenso de la cotización de ocupados en un 1,84%, mientras que la cotización de desempleados registró una caída del 14,21%.