Público
Público

Un 'hacker' británico del Pentágono podría evitar la extradición

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Un experto británico en informática acusado por Estados Unidos del "mayor pirateo militar de todos los tiempos" ganó el viernes el derecho de iniciar un nuevo desafío legal contra los planes para extraditarle.

Gary McKinnon fue arrestado en 2002 después de que los fiscales estadounidenses le acusaran de acceder ilegalmente a ordenadores del Pentágono, el Ejército de EEUU, la Marina y la NASA, causando daños por 700.000 dólares (unos 544.000 millones de euros)

Ha estado luchando contra los intentos para extraditarlo desde que un tribunal británico falló en 2006 que debería ser sometido a juicio en Estados Unidos.

En la última ronda de su batalla legal, dos jueces del Tribunal Supremo fallaron que podría intentar una revisión judicial de la decisión del secretario de Interior, Jacqui Smith, de aprobar la extradición, según informó la agencia de noticias Press Association.

Los abogados de McKinnon, a quien se le diagnosticó el Síndrome de Asperger, argumentaron que su salud sufriría y que podría estar en riesgo real de suicidio si se le entregaba a las autoridades estadounidenses.

"Es la decisión correcta", dijo su abogada Karen Todner. "Este caso lleva desde 2002 y finalmente tenemos la primera decisión correcta".

A McKinnon se le acusa de provocar que la red de más de 2.000 ordenadores del Distrito Militar del Ejército de Washington estuviera caída durante 24 horas.

En el momento de su acusación, Paul McNulty, fiscal del Distrito de Virginia, dijo: "El señor McKinnon está acusado por el mayor pirateo informático militar de todos los tiempos".

Podría enfrentarse a hasta 70 años de prisión si fuera condenado por un tribunal estadounidense.

McKinnon dijo a Reuters en 2006 que él era sólo un fanático de los ordenadores que quería comprobar si los extraterrestres existían realmente y que se obsesionó con el rastreo de las grandes redes militares para probarlo.

Utilizó su propio ordenador con un módem de conexión 56K desde su casa de Londres sin protección para contraseñas.