Público
Público

Haidar acusa a España y Marruecos de llevarla hacia la muerte

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La activista saharaui Aminetu Haidar, que mantiene una huelga de hambre desde el 15 de noviembre en el aeropuerto de Lanzarote, ha acusado a los gobiernos español y marroquí de complicidad para empujarla hacia la muerte y de vulnerar la legalidad internacional.

"Digo una vez más que España es cómplice de Marruecos y ambos gobiernos quieren empujarme hasta la muerte. Es responsabilidad directa de España las consecuencias de la huelga de hambre que mantengo desde hace veinte días", dijo en una carta difundida el sábado.

Además, Haidar aseguró que España ha vulnerado la legalidad internacional, los derechos humanos, y pretende solucionarlo ofreciéndome una vivienda como mera opción".

La activista había decidido el viernes abandonar su huelga de hambre tras aceptar una oferta del Ministerio de Asuntos Exteriores español de regresar a la capital de la ex colonia española. Sin embargo, el vuelo no llegó a despegar del aeropuerto canario.

Tras la primera negativa, se volvió a solicitar otra autorización que fue de nuevo rechazada el sábado.

Según confirmó un portavoz de Exteriores a Reuters, Haidar disponía de un salvoconducto para volar, pero se recibió una contraorden que desautorizó el vuelo. Desde Marruecos, sin embargo, niegan que existiera tal permiso.

"Mis convicciones no se venden. Mi única reivindicación es regresar a mi casa con mis hijos, con mi madre, en El Aaiún, el Sáhara Occidental", agregó la carta, leída por su abogada, Inés Miranda, en el aeropuerto de Lanzarote.

Haidar fue detenida el 13 de noviembre por las autoridades marroquíes al llegar a El Aaiún en un vuelo que hizo escala en las islas Canarias y que procedía de Estados Unidos, donde la activista había recibido un premio por su defensa de los derechos humanos en el Sáhara Occidental, administrado por Marruecos.

La mujer, que señaló que las autoridades marroquíes le quitaron el pasaporte, fue devuelta a Lanzarote, donde lleva a cabo una huelga de hambre con el objetivo de volver a su casa.

El caso de Haidar ha ocupado titulares en las últimas semanas y creado tensiones entre Madrid y Rabat, después de que ella denunciara a Marruecos por expulsión ilegal y a las autoridades españolas por retenerla contra su voluntad.

España le ofreció solicitar un nuevo pasaporte marroquí, otorgarle el estatuto de refugiada e incluso concederle la nacionalidad española, pero ella rechazó las tres opciones.

SE AGOTA EL TIEMPO PARA HAIDAR

Mientras tanto, la salud de Haidar, que sólo consume agua azucarada, se deteriora por momentos y podría sufrir un deterioro irreversible incompatible con la vida, según informó el médico que la atiende.

Haidar presenta cefaleas, desvanecimientos, dolores musculares y articulares, cólicos intestinales, fotofobia, entre otras complicaciones, y debe desplazarse en silla de ruedas. Además, ha dejado voluntariamente de tomar la medicación contra una úlcera péptica que padece.

"Rogamos a las partes que tienen en su mano una solución, aceleren la misma y la lleven a cabo cuanto antes, pues la salud de la señora Haidar se deteriora por momentos, su reserva física se agota y existe la certeza de un riesgo de deterioro irreversible de su salud, que se aproxima y que es incompatible con la vida", sostuvo el parte difundido el sábado y firmado por el doctor Domingo de Guzmán, que la visita a diario.

El parte agregó que desde el punto de vista psíquico, Haidar presenta una gran fortaleza moral y fuertes convicciones que le motivan, pese a la presión psicológica y el desgaste físico que supuso su retorno frustrado a El Aaiún.

La vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, aseguró el sábado que el Gobierno está realizando todas las gestiones diplomáticas para conseguir su regreso, a la vez que pidió respeto a la libre determinación del pueblo saharaui.

"El caso de la señora Haidar vuelve a mostrar la imperiosa necesidad de alcanzar una solución justa duradera y aceptable para las partes, respetando el derecho a la libre determinación del pueblo saharaui en el marco de las resoluciones y las disposiciones de la carta de Naciones Unidas", afirmó De la Vega.

La huelga de hambre protagonizada por Haidar ha sido un asunto embarazoso para el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, que se ha tenido que enfrentarse con las peticiones de actores y músicos, que le exigían que hiciera algo para impedir su muerte.

El incidente también ha tensado la reciente mejora en las relaciones entre España y Marruecos, y Madrid se molestó por la negativa marroquí a proporcionar documentos a Haidar.

Marruecos, que se anexionó la mayor parte del Sáhara Occidental en 1975, consideró la huelga de hambre como un intento de sabotear las conversaciones destinadas a resolver el impasse sobre el futuro de un territorio rico en fosfatos.