Público
Público

Haidar rechaza la oferta de Exteriores

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La activista saharaui Aminetu Haidar rechazó el domingo la propuesta del Ministerio español de Asuntos Exteriores para resolver su situación, después de dos semanas en huelga de hambre por no poder regresar a su casa en al Sáhara Occidental.

El ministro Miguel Ángel Moratinos, que el sábado habló por teléfono con la activista, le ofreció la posibilidad de concederle la nacionalidad española, de "forma extraordinaria y por razones humanitarias", adoptar el estatuto de refugiada o solicitar un nuevo pasaporte marroquí.

Haidar manifestó su rechazo a una delegación del ministerio, que se reunió el domingo con ella en el aeropuerto de Lanzarote, donde se encuentra desde que el 15 de noviembre las autoridades marroquíes no le permitieran entrar en la antigua colonia española cuando volvía de un viaje tras recibir un premio en Estados Unidos.

"Ella agradece mucho al pueblo español y a las autoridades que le ofrezcan la nacionalidad, estaría muy orgullosa de aceptarlo", dijo en su nombre su abogada, Inés Miranda. "Pero si lo aceptara supondría ser una extranjera en su propia tierra".

Miranda explicó que ninguna de las opciones solucionan la situación y reiteró la petición de que el Gobierno español deje salir del país a la activista.

"Ni siquiera le hace falta un título de viaje, puede aplicar la Ley de Extranjería", explicó a Reuters.

Por su parte, Exteriores señaló su disposición para continuar los contactos en Lanzarote "y estudiar cualquier propuesta en el marco de la legalidad internacional y española".

La plataforma de apoyo a la defensora de los derechos humanos en el Sahara Occidental instó al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, a que "urgentemente tome cartas en el asunto".

Haidar se encuentra muy débil después de dos semanas en huelga de hambre, tiempo durante el cual solo está ingiriendo agua con azúcar, y pasa gran parte del tiempo acostada, según constató un fotógrafo de Reuters..

Su ayuno ha colocado al Gobierno socialista en una situación incómoda, ya que está recibiendo numerosas críticas por parte de representantes de las organizaciones de solidaridad con el Sáhara Occidental y defensores de los Derechos Humanos.

MUESTRAS DE APOYO

Las muestras de apoyo a Haidar han sido constantes desde que se conoció su situación. Numerosas personas y organizaciones han acudido a apoyarla al aeropuerto, en el centro de Madrid se ha levantado una jaima en solidaridad con ella, y el domingo se celebró en la localidad madrileña de Rivas Vaciamadrid un concierto homenaje en el que intervinieron cineastas como Pedro Almodóvar o Pilar Bardem.

capital de la entonces colonia española del Sáhara Occidental, ahora administrada por Marruecos -, fue expulsada por las autoridades marroquíes cuando intentaba volver a su casa después de recibir un premio por su defensa de los derechos humanos en Nueva York.

La activista saharaui asegura que le quitaron su pasaporte, mientras que Rabat sostiene que Haidar no siguió "los trámites administrativos de entrada", al parecer por no marcar Marruecos como su país. Su abogada rechazó este argumento, y señaló que cuando viaja, Haidar deja la casilla en blanco, o pone "saharaui" como su nacionalidad.

Al ser devuelta a Canarias, de donde procedía el avión que la llevó al Sáhara Occidental, denunció a Marruecos por expulsión ilegal y a las autoridades españoles por secuestro, ya que dice que la obligaron a entrar en el país en contra de su voluntad y le impiden la salida.

Haidar dijo en una entrevista publicada el sábado por El País que estaba dispuesta a morir si no puede volver a casa.

"Entre mis hijos y mi dignidad, prefiero mi dignidad. Ellos vivirán sin madre, pero con dignidad", declaró.