Público
Público

Haití cierra la campaña electoral con denuncias de fraude y llamados a la calma

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Haití puso hoy fin a la campaña electoral de los decisivos comicios del próximo domingo, en medio de advertencias de candidatos opositores sobre la "crisis política" que enfrentaría el país de concretarse un supuesto fraude, del que acusan al oficialismo, y llamados a la calma tras los hechos violentos de los últimos días.

Cerca de 4,6 millones de haitianos elegirán este domingo al sucesor del presidente René Préval, a 11 de los 30 senadores y a los 99 miembros de la Cámara de Diputados.

Con diferentes actos por el territorio haitiano, los candidatos cerraron este viernes la campaña electoral, que se ha visto gravemente alterada por la epidemia de cólera que sufre la nación y por incidentes violentos que se han saldado con dos muertes.

Esos sucesos, que han desencadenado numerosos llamamientos a la calma por parte de las autoridades y de organismos internacionales, ocurrieron el lunes al enfrentarse partidarios del candidato presidencial oficialista, Jude Celestine, con seguidores del también aspirante Charles Henry Baker.

La Misión de Observación Electoral Conjunta (MOEC) de la OEA y la Comunidad del Caribe (Caricom) deploró y condenó hoy el aumento de la violencia previo a los comicios y formuló un llamamiento a la calma.

En cuanto al cólera, la epidemia sigue extendiéndose con más de 1.600 muertos y cerca de 70.000 afectados, mientras las autoridades aseguran que la enfermedad no supone un obstáculo para la celebración de las elecciones, como tampoco los sucesos violentos ocurridos.

Entre tanto, el Consejo Electoral Provisional (CEP) haitiano afirmó que dispone de los recursos técnicos para detectar cualquier infracción y verificar la autenticidad de las tarjetas de votación.

En un comunicado, el organismo anunció que la fuerza pública entrará en acción contra todos los "potenciales falsificadores" en los casos de flagrante delito.

Sin embargo, la candidata presidencial haitiana Mirlande Manigat, favorita en los sondeos electorales, advirtió hoy que si produce un "importante fraude" en las elecciones generales del domingo, el país sufriría una "crisis política".

La aspirante, que según los sondeos alcanza un 36% en la intención de voto, dijo que en todas las regiones del país que recorrió durante su campaña, se expresó la voluntad de impedir "que se roben" los votos. "Si el voto mayoritario no es respetado, es seguro que habrá una crisis política", advirtió.

Mientras, la plataforma oficialista Inite celebró ayer su jornada en Puerto Príncipe sin anunciar actividades para este viernes en la capital, los partidarios de Mirlande Manigat tenían preparado para la noche de hoy un acto de su cierre de campaña en el sector de Carrefour, donde se esperaba la participación de miles de personas.

Jean Lionel Belevue, simpatizante de esta candidata, defendió las cualidades de la catedrática universitaria al indicar que "ella representa" las "aspiraciones, no sólo personales, sino del conjunto de organizaciones sociales y políticas".

"Es difícil encontrar personas como ella, que ha dejado su carrera y trayectoria en el extranjero para trabajar por el país. Es una intelectual respetada, no sólo en Haití sino internacionalmente y creo que va a ganar", aseveró Belevue.

Otro de los partidarios de esta candidata, Louis Charles Evens, destacó que Manigat es una candidata "honesta y creíble, mientras que otros se han dedicado a enriquecerse (desde el Gobierno) durante los últimos años".

Con el lema "Estamos todos de acuerdo" y portando numerosas pancartas y afiches, los seguidores de Manigat emprendieron una marcha festiva al ritmo de la música y del eslogan de la candidata, que figura como favorita en la contienda electoral.

De todas formas, de confirmarse los pronósticos que apuntan las encuestas, los haitianos deberían repetir el proceso de votación en una segunda vuelta programada para el 16 de enero.

A los comicios en Haití, azotado por un terremoto en enero pasado, se presentan 18 candidatos presidenciales y 917 aspirantes a cargos legislativos.