Público
Público

Haití homenajea a su héroe en el trágico colapso de la escuela

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Por Joseph Guyler Delva

Un desempleado que arriesgó su vida por sacar a unos niños de entre los escombros de una escuela que se derrumbó hace una semana fue homenajeado como un héroe nacional el jueves por el presidente de la empobrecida nación caribeña.

Más de 90 personas murieron en el desastre ocurrido en la escuela La Promesse, un destartalado edificio de tres pisos que se hundió en un suburbio en las afueras de la capital haitiana.

Ronaldo Charilus, de 29 años, dijo que se apresuró a llegar tan pronto como el edificio cayó el viernes pasado.

"Cuando llegue al lugar, recé y me dije a mí mismo que mi vida ya no era mía. La dejé en manos de Dios", dijo a Reuters. "Y de ahí en adelante, dejé de pensar en mi vida y me concentré en la de los niños inocentes".

Charilus, apodado "Ronaldo el Héroe", por los medios haitianos, salvó la vida de varias decenas de niños atrapados bajo los escombros mientras arriesgaba la suya de forma casi constante, de acuerdo con numerosos testimonios de testigos.

El presidente René Préval, quien visitó varias veces el lugar del desastre, dijo el jueves en una ceremonia de premios en el Palacio Nacional que Charilus fue incansable en sus esfuerzos.

"Este joven estuvo en todas partes. El trabajó con tanta energía que captó mi atención", declaró.

Aunque sus tenaces esfuerzos continuaron día y noche durante varios días, el presidente destacó que Charilus está oficialmente desempleado, como muchas otras personas en la nación más pobre del hemisferio.

"Cuando le pregunte a Ronaldo si había dormido, me respondió diciendo: 'Señor presidente, no puedo dormir y nunca podré dormir mientras sepa que aún hay gente atrapada bajo los escombros'", contó Préval.

Charilus, padre de una niña de ocho años y de un niño de cinco, dijo que actuó como si sus propios hijos hubieran estado atrapados.

"Ustedes saben que no hay nada que un padre amoroso y responsable no haría por salvar a sus niños si están en un peligro inmediato", manifestó.

El desastre golpeó Haití cuando estaba intentado recuperarse del paso de cuatro tormentas tropicales y huracanes en agosto y septiembre que acabaron con la vida de 800 personas y arrasaron el 60 por ciento de las cosechas del país.