Público
Público

Los haitianos se rebelan por las fosas comunes para el cólera

Cunde el pánico al acercarse a 1.500 el número de muertos por la epidemia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El cólera no sólo acaba con vidas humanas. También mata conciencias. Vecinos de Carrefour, uno de los municipios más populosos de Puerto Príncipe, se oponen desde hace días a que su alcalde, Yvon Jérôme, llene de cadáveres una fosa común para los muertos de la epidemia. Cientos de personas se enfrentaron con la policía. Hubo al menos tres heridos y el alcalde se libró de milagro de la ira vecinal.

'El pueblo no dejó al alcalde realizar sus planes. Tienen miedo de que el cólera se quede para siempre si permiten que los cuerpos sean enterrados', explica Pierre Jovin, director de la morgue. El pánico de los haitianos y la incapacidad del Gobierno para atajar las leyendas negras de la epidemia se han conjurado para agravar la crisis. Una crisis que no habría impactado tan duramente si los fondos de los países donantes hubieran llegado tras el terremoto, según Médicos Sin Fronteras (MSF).

Del 'impacto menor' de MSF a la 'situación apocalíptica' que plantea la Organización Panamericana de la Salud: 200.000 casos en tres meses, 400.000 en medio año. La epidemia, que ha matado a casi 1.500 personas, crece sin parar. Casi tan rápido como el pánico entre los haitianos.

'Si su familiar murió de cólera, usted no es bienvenido aquí', advierte uno de los funerarios de la calle Du Centre, donde hay muchas de las morgues privadas de la ciudad. Los cadáveres contaminados son rechazados, incluso por la morgue del Hospital General. De los 55 muertos que albergaba hace días, 43 fueron trasladados a una fosa común.

'Si los cadáveres no portan el acta de defunción, la gente no dejará que sean enterrados. Y en parte este miedo irracional es lógico, porque el Estado debería ser capaz de recoger los cadáveres de los enfermos de cólera, llevarlos a una pequeña fosa y realizar una misa. Esa es su obligación, no la de los familiares', añade Jovin, mientras sus trabajadores se lavan las manos con cloro de forma compulsiva, convencidos de que su vida depende del líquido matabacterias.

El Banco Mundial ha decidido desviar diez millones de dólares de la reconstrucción para luchar contra la enfermedad. Medida vista con desconfianza por un pueblo que sabe que no hace falta que la tierra tiemble para que su vida parezca un terremoto. Muertos por el cólera, violencia en la campaña electoral, disturbios callejeros y un nuevo susto nocturno: el derruido ministerio de Economía se incendió de madrugada y cientos de desplazados del Campo de Marte estuvieron en vilo durante horas. El Puerto Príncipe de todas las plagas ni siquiera deja descansar a su pueblo.

DISPLAY CONNECTORS, SL.