Público
Público

Hallado el dinosaurio más pequeño de Norteamérica

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Un equipo de investigadores canadienses anunció el lunes el descubrimiento del dinosaurio más pequeño que se conoce en Norteamérica, un depredador primo del feroz Velociraptor.

El pequeño dinosaurio deambuló por lo que ahora es Alberta hace 75 millones de años.

El Hesperonychus, cuyo nombre significa "garra del oeste" merodeó en el sureste de Alberta, en el área occidental de Canadá, a finales del período cretácico. El reptil corría sobre dos patas y comía insectos, pequeños mamíferos o cualquier cosa que pudiese encontrar.

Los investigadores destacaron que se asemejaba a su primo Velociraptor, un cazador con una fiera reputación y garras similares a las del Hesperonychus.

"Era tan sólo de la mitad del tamaño del Velociraptor", explicó Nick Longrich, investigador de la Universidad de Calgary y coautor de una investigación sobre el Hesperonychus junto al paleontólogo de la Universidad de Alberta Philip Currie.

"Probablemente los Velociraptors podían contra grandes animales, pero en éste la garra afilada de la pata no es tan grande. Mi suposición es que éste era un pequeño cazador, y cazaba mamíferos, pájaros y crías de dinosaurio", comentó Longrich.

Los fósiles del Hesperonychus llevan recogiéndose desde 1982 pero debido a su pequeño tamaño, los paleontólogos habían asumido que debían provenir de animales jóvenes.

No obstante, Longrich concluyó que el dinosaurio tenía un tamaño máximo de 50 centímetros tras estudiar una pelvis fosilizada y comprobar que los huesos de la cadera estaban fusionados, señal de que era un adulto.

La criatura de 2 kilos supera al insectívoro Albertonykus Borealis como el dinosaurio norteamericano más pequeño del que se tenga conocimiento, aunque se han encontrado especies aún más pequeñas en China.

Longrich sospecha que aún hay más fósiles de pequeños dinosaurios carnívoros esperando a ser encontrados, sobre todo porque en la actualidad, los pequeños carnívoros superan en cantidad a los grandes depredadores.

"Mi instinto me dice que cuando miremos de cerca el registro de fósiles empezaremos a ver a este tipo de animal en muchos otros lugares", destacó el experto.

El trabajo de Longrich y Currie fue publicado el lunes en la edición avanzada en Internet de la revista Proceedings of the National Academy of Sciences, disponible en www.pnas.org