Público
Público

Hallados 11 cadáveres más de la masacre en Filipinas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Las fuerzas de seguridad filipinas encontraron el miércoles otros 11 cadáveres en el lugar donde ocurrió una masacre relacionada con las elecciones locales en el sur del país, lo que eleva la cifra de muertos a 57, dijeron las autoridades.

No todas las víctimas han sido identificadas, pero se cree que 22 de ellas serían periodistas, lo que convierte al ataque del lunes en el más letal contra la prensa del que haya registro. La policía dijo que 33 de las víctimas eran hombres y 24 mujeres.

El Gobierno impuso medidas de emergencia en la provincia de Maguindanao, donde ocurrieron las muertes, y en la adyacente provincia de Sultan Kudarat y en Ciudad Cotabato. Camiones con soldados se desplazaron el miércoles al área y vehículos armados estaban estacionados junto a las carreteras.

"Los responsables no escaparán de la Justicia", dijo la presidenta Gloria Macapagal Arroyo a periodistas. "La ley los perseguirá hasta atraparlos", agregó.

El Ejército dispersó a un grupo de 200 paramilitares y envió a 500 soldados más para intentar aliviar la tensión en la región.

Los investigadores dijeron que aportarán pruebas de sus acusaciones de que algunos miembros de la fuerza paramilitar participaron en los asesinatos.

La masacre ha sido condenada en todo el mundo. El secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, la calificó como un "crimen horrendo".

"El secretario general extiende sus condolencias a las familias de las víctimas y espera que no se ahorren esfuerzos en llevar a la Justicia a los responsables", dijo un comunicado de la ONU.

Los periodistas acompañaban a varias mujeres del poderoso clan Mangudadatu para inscribir la candidatura de un miembro de la familia al cargo de gobernador provincial en las elecciones del próximo año.

Su convoy fue detenido por un centenar de hombres armados, que los condujeron a una remota colina y los atacaron con rifles M-16 y machetes. Dos de sus vehículos y muchos cuerpos fueron arrojados a una fosa recientemente cavada y fueron cubiertos con tierra por una excavadora.

Las disputas entre familias son comunes en el sur de Filipinas y el clan Mangudadatu está enfrentado desde hace meses con el clan Ampatuan, otra familia local.

Datu Andal Ampatuan, el patriarca de la familia, ha sido elegido gobernador de Maguindanao en las tres últimas elecciones.