Publicado: 07.02.2014 09:47 |Actualizado: 07.02.2014 09:47

Hallados los cadáveres de otros cuatro subsaharianos junto al espigón fronterizo de Ceuta

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Las autoridades marroquíes han informado al Centro Operativo de Servicios de la Guardia Civil en Ceuta del hallazgo de los cadáveres de otras cuatro personas de origen subsahariano en aguas próximas al espigón fronterizo de la ciudad autónoma. Estas cuatro víctimas se suman a las nueve localizadas ayer cuando intentaban llegar a España, con lo que los muertos se elevan a 13. Todas las miradas se siguen centrando en la actuación de la Guardia Civil y el uso de pelotas de goma para frenar la entrada de los inmigrantes. PSOE, BNG, Geroa Bai e Izquierda Unida (IU) han solicitado la comparecencia urgente del ministro de Interior, Jorge Fernández Díaz, para aclarar cómo se produjeron esas muertes. La formación que dirige Cayo Lara, además, exigió ayer la dimisión del ministro por lo sucedido. Desde 2005 han muerto 29 subsaharianos tratando de cruzar la frontera.

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha confirmado en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros que Fernández Díaz comparecerá en el Pleno del Congreso la próxima semana. Como siempre en estos casos, el Gobierno asegura que ha sido el propio responsable de Interior el que ha pedido intervenir. Hasta el momento, la respuesta que ha dado el ministro a lo ocurrido en Ceuta ha sido la de culpar a las mafias que trafican con personas. "Se cierra una vía de acceso y se abre otra, lo que genera que la presión de la inmigración ilegal sobre Ceuta y Melilla se haya intensificado", ha dicho desde Polonia, donde participa en una reunión de los responsables de Interior de los principales países de la UE con representantes de Estados Unidos.

Diversas ONG, basándose en el testimonio de los supervivientes, acusaron ayer a la Guardia Civil de ser responsables de la tragedia por el modo en que trataron de repeler la entrada de los subsaharianos. Sin embargo, el delegado del Gobierno en Ceuta, justificó el uso de pelotas de goma por la supuesta actitud violenta de los inmigrantes. Nadie en el Ministerio ni en el Gobierno ha explicado por ahora el número total de personas que han podido perder la vida ni la causa del fallecimiento, aunque las autoridades aseguran las muertes podrían haberse producido por asfixia por inmersión y descarta las causas "violentas".

Los cuatro cuerpos hallados hoy llegaron a la orilla arrastrados por la marea. Hasta el momento sólo la Policía marroquí se está encargando de buscar más posibles fallecidos y el Instituto Armado se ha limitado a poner a su disposición a un equipo de los Grupos Especiales de Actividades Subacuáticas (GEAS) por si necesitaran ayuda.

Las reacciones políticas ante este nuevo episodio trágico en la frontera ceutí no se han hecho esperar. Antonio Trevín, portavoz del PSOE en el Congreso, ha expresado esta mañana su disconformidad con las informaciones aportadas hasta el momento por el Ejecutivo. Informaciones que ha calificado de "contradictorias". José Martínez, responsable de los socialistas en Ceuta y Melilla, ha afirmado que "este grave incidente se ensombrece aún más ante las dudas sobre cómo ocurrió, ya que algunos subsaharianos acusaron a la Guardia Civil de dispararles en el mar. Unos dijeron que hubo pelotas de goma y otros que se usaron 'balas de plomo', lo que podría haber generado el pánico y provocado la tragedia".

De contradictorias ha tachado también las informaciones Cayo Lara. El coordinador federal de IU, en una rueda de prensa, ha dicho que "toca que el ministro del Interior dé cumplida cuenta de lo sucedido y exponga qué medidas piensa poner en marcha para evitar que se repitan este tipo de sucesos, en los que seres humanos pierden la vida cuando tratan de buscarse un futuro mejor". Lara cree que las explicaciones que pueda dar Fernández Díaz la semana que viene llegan, en cualquier caso, tarde, porque las debía haber dado ayer. 

El Área de Migraciones de IU ha emitido un comunicado en el que subraya que la "magnitud" de este acontecimiento "constituye un hito en la dramática historia de la gestión de las fronteras" y sostiene que Fernández Díaz debe dimitir. "La gravedad de lo sucedido debe conllevar la dimisión inmediata del ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, por un imperativo moral y democrático", afirma el comunicado que exige "una investigación inmediata de lo acaecido, que se esclarezcan todas las responsabilidades criminales y políticas". Al mismo tiempo, ha reclamado la intervención de la Organización Internacional de las Migraciones (OIM) y del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), para que de forma independiente, evalúen la intensidad de la violación a los derechos humanos que a su juicio se está produciendo y emprendan acciones concretas para la protección de los migrantes.

A su vez, la diputada de Geroa Bai, Uxue Barkos, ha solicitado la comparecencia urgente del ministro del Interior, ante "este hecho de gravísimo" y "trágico suceso". Barkos ha indicado que Fernández Díaz debe aclarar este "fatal suceso" tras conocerse que algunos de los inmigrantes subsaharianos hayan acusado a la Guardia Civil de dispararles con pelotas de goma en el mar. "Pudo haber causado el pánico y provocar la tragedia", sostiene. Por su parte, el BNG considera también que el responsable de Interior debe dar cuenta de las medidas disuasorias que está utilizando el Ministerio en materia de inmigración en la frontera con Marruecos y que, a su juicio, "están vulnerando la legislación en derechos humanos".

La Agencia de la ONU para los Refugiados, ACNUR, ha expresado su consternación por la muerte de estas personas, que necesitan protección internacional y que arriesgan e "incluso" pierden sus vidas mientras buscan "seguridad y protección" a las puertas de la Unión Europea.Igualmente, considera que la "magnitud de lo sucedido" reclama la intervención de la Organización Internacional de las Migraciones (OIM) y del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), para que de forma independiente, evalúen la intensidad de la violación a los derechos humanos que a su juicio se está produciendo y emprendan acciones concretas para la protección de los migrantes.

La situación ha provocado un cierre temporal de la frontera ceutí desde las ocho de la mañana y por espacio de una media hora por la avalancha de personas, medida que han tomado las autoridades para contener el flujo de personas que a diario cruzan la frontera.