Público
Público

Hallan 12 cadáveres en lagunas subterráneas en la ciudad caribeña de Cancún

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La policía mexicana descubrió este viernes en la ciudad de Cancún, en el Caribe mexicano, doce cuerpos en el interior de cuatro cenotes (lagunas subterráneas) utilizados por grupos delictivos como cementerios clandestinos, informó el fiscal estatal, Francisco Alor.

La fuente advirtió en declaraciones a la prensa que esta cifra aún no es la definitiva, pues la policía continúa investigando, e informó de que en relación a estos hechos fueron detenidas 19 personas, una de ellas de origen guatemalteco y un ex policía municipal.

El hallazgo está vinculado a las investigaciones que se realizan tras la detención de un grupo de nueve sicarios, quienes mataron a un policía judicial la semana pasada.

Julio César Moreno Orendaín, jefe de investigaciones de la Policía Judicial del estado de Quintana Roo (al que pertenece Cancún), confirmó que este grupo de sicarios proporcionó algunos datos que llevaron a los cenotes.

Los cuatro cementerios clandestinos fueron localizados en la periferia de Cancún, tres de ellos están en la zona conocida como Álamos II, a poca distancia uno de otro.

En uno de estos cenotes había cinco cuerpos decapitados y con visibles huellas de tortura, mientras que en otro de los cenotes había tres cuerpos más.

Soldados que peinaban la zona en busca de más evidencias hallaron la mitad de un cuerpo humano.

Los restantes tres cuerpos fueron localizados en un cenote cercano al barrio residencial Tierra Maya, en la salida a la ciudad de Mérida, capital del vecino estado de Yucatán.

Entre los cuerpos que ya presentaban un avanzado estado de descomposición están el de un hombre y su hija, de unos 17 años, quienes habían sido secuestrados por un comando de hombres armados.

El pasado 6 de junio fueron hallados seis cuerpos en el interior de un pozo de agua, tres de esas víctimas recibieron casi 20 puñaladas en el corazón.

A principios de mayo, en otro cenote de Cancún fueron hallados los cadáveres de tres personas con huellas de tortura.

Ese sitio fue descubierto gracias a los gritos de auxilio de una mujer que había sido lanzada al foso por sus captores, quienes la creyeron muerta.