Público
Público

Hallan culpables a tres de los ocho acusados de un complot para derribar aviones con explosivos líquidos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Tres de los ocho musulmanes británicos acusados de un complot para derribar con explosivos líquidos aviones transatlánticos en pleno vuelo fueron declarados hoy culpables de conspirar para matar a personas.

Al término de un juicio que ha durado cinco meses, Abdullá Ahmed Ali, Assad Sarwar y Tanvir Hussain fueron declarados culpables de un complot terrorista a gran escala que implicaba el uso del explosivos líquidos de fabricación casera.

Pero, tras más de 50 horas de deliberación, el jurado no halló pruebas de que los imputados estuviesen implicados en un complot específico para derribar aviones, como afirmaba la acusación, informó la cadena británica BBC.

La desarticulación de la trama en agosto del 2006 provocó el caos en los aeropuertos y la suspensión de más de mil vuelos en plena temporada de vacaciones, además de motivar la imposición en los aeropuertos de toda Europa de nuevas medidas de seguridad contra el terrorismo.

El jurado, formado por ocho hombres y cuatro mujeres, no logró emitir veredictos en el caso de otros cuatro imputados -Ibrahim Savant, Arafat Waheed Khan, Waheed Zaman y Umar Islam, y absolvió al octavo -Mohammad Gulzar-.

La ministra británica del Interior, Jacqui Smith, se mostró "en deuda" con la policía y los servicios de seguridad quienes, "desarticulando este grupo, han salvado un número incontable de vidas humanas".

Durante el juicio, que arrancó el 3 de abril pasado, la acusación alegó que los ocho hombres planeaban introducir explosivos líquidos en los aviones para eludir los controles de seguridad de los aeropuertos.

Una vez en los aviones, los acusados completarían y detonarían los artefactos explosivos tras el despegue.

Según la acusación, el supuesto complot podría haber causado un número de bajas sin precedentes y un impacto similar a los atentados del 11 de septiembre del 2001 contra Estados Unidos.

Pero en su defensa, los hombres -que habían grabado vídeos denunciando la política exterior de Occidente- aseguraron que lo único que planeaban era causar un espectáculo político y no asesinar a nadie.

Los acusados tienen en su mayoría origen paquistaní y fueron detenidos en redadas practicadas en agosto de 2006.