Público
Público

Hallan restos de un analgésico dañino para la salud en la carne de caballo británica

Tres animales contaminados han entrado en el mercado francés. La CE propone que los países de la UE impongan pruebas de ADN a todos los productos de vacuno

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Las autoridades británicas han encontrado presencia del analgésico antiinflamatorio conocido como 'bute' y nocivo para la salud humana en la carne de ocho caballos sacrificados en mataderos del Reino Unido.  Hasta tres de esos caballos fueron introducidos en el mercado francés, lo que extiende un poco más la alarma sanitaria derivada del fraude alimentario, que afecta a ocho países de la UE.

En una comparecencia ante el Parlamento, el secretario de Estado británico de Agricultura, David Heath ha asegurado que 'las pruebas más recientes hechas por la FSA sobre la presencia de 'bute' en caballos sacrificados en el Reino Unido se practicaron en 206 cadáveres de equino'. Ayer se reunió con representantes de minoristas y proveedores alimentarios británicos a los que pidió garantías. Precisó que 'ocho de los caballos (sometidos a esas pruebas) dieron positivo y tres podrían haber entrado en la cadena alimentaria en Francia. Los cinco restantes no han entrado en la cadena'.

Los test se efectuaron a raíz del escándalo que estalló el pasado mes, y que se ha extendido ya a varios países europeos, tras hallarse ADN de carne de equino en hamburguesas de cinco cadenas de supermercados con presencia en el Reino Unido e Irlanda. La FSA colabora actualmente con las autoridades francesas 'en un intento por retirar la carne (afectada) de la cadena alimentaria', agregó Heath.

Un portavoz del primer ministro británico, David Cameron, dijo que 'el 'bute' no debería estar presente en caballos que vayan a formar parte de la cadena alimenticia' y consideró 'increíblemente importante llegar al fondo de lo que está pasando'.

Downing Street -despacho oficial del Primer Ministro- 'trabaja estrechamente con las autoridades francesas para detectar la carne de los tres caballos afectados que han entrado en Francia', agregó el mismo portavoz. Por otro lado, las pruebas para detectar si los productos procesados de la firma Findus UK contienen 'bute' dieron 'negativo', reveló Heath.

Su anuncio coincide con la publicación de un informe elaborado por el comité parlamentario de Medio Ambiente, Alimentación y Asuntos Rurales, que condena la gestión del Gobierno británico, al que reprocha que su capacidad para responder ante esta crisis se ha visto minada por los recortes en la Agencia de Estándares Alimentarios (FSA).

Ese documento recomienda al Ejecutivo británico y a la FSA que lleven a cabo pruebas más amplias en productos en los que se han detectado niveles más altos de contaminación para dar garantías de que no hay más ADN que no sea de vacuno o otras sustancias que pudieran resultar dañinas para la salud humana.

La Comisión Europea propuso anoche exigir a los Estados miembros de la Unión Europea (UE) que efectúen pruebas de ADN de productos elaborados en base a carne de vacuno en respuesta al escándalo. A esa reunión informal en Bruselas asistieron los titulares de Agricultura y Consumo de los siete países que hasta la fecha se han declarado afectados por el problema: Francia, Reino Unido, Rumanía, Suecia, Luxemburgo, Polonia y Países Bajos.

El escándalo estalló cuando pruebas realizadas en Irlanda mostraron que la carne en productos etiquetados como vacuno eran en realidad hasta un 100% carne de caballo. Desde entonces, empresas de al menos ocho países de la UE se han visto involucradas en el asunto, planteando el miedo a un fraude de etiquetado en toda la UE.

Las autoridades han dicho que no existe un riesgo para la salud pública procedente de los alimentos adulterados que se ha identificado hasta ahora, pero se realizarán comprobaciones de medicamentos para estar seguros. El incidente ha causado una repulsión especial en el Reino Unido, donde muchos ven con repugnancia la idea de comer carne de caballo, y ha expuesto errores en los controles alimentarios.