Público
Público

Hallan un tercer cadáver en la zona donde desaparecieron cuatro españoles en México

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El director de Protección Civil del estado mexicano de San Luis Potosí, Gerardo Cabrera, informó del hallazgo de un tercer cadáver en la zona donde desaparecieron cuatro jóvenes españoles, aunque aún no se puede precisar su identidad.

El cuerpo fue encontrado cerca de donde fue localizado el cadáver de una de las chicas desaparecidas, identificada por sus familiares como Nuria Terradas Trías.

Cabrera afirmó que el estado del cuerpo hace imposible su identificación por el momento, ni siquiera saber si se trata de un hombre o de una mujer, aunque probablemente en la mañana de hoy pueda conocerse, añadió.

Permanecen desaparecidos tras el accidente al cruzar un río en lancha Francesc Espasa Nolet e Irene Carbo Xifré. El cuerpo de otra de las chicas desaparecida tras volcar la embarcación, Neus Terradas Trías, fue hallado el viernes, a 18 kilómetros río abajo del lugar del accidente.

Los dos últimos cuerpos fueron encontrados a unos 70 kilómetros del lugar donde ocurrió la tragedia, en mal estado de conservación por los cerca de cuatro días transcurridos y la furia del agua.

Los dos únicos supervivientes del grupo de seis turistas españoles que sufrió el accidente, Bernat Palau Tomas y Aina Frau Pascual, tenían prevista ayer su salida de México por avión hacia España, según fuentes de la embajada española.

Los familiares de las chicas desaparecidas llegaron a México e identificaron el cadáver de Nuria. La legación diplomática española ha iniciado ya los trámites para repatriar los cuerpos, que podrían llegar a Barcelona a mediados de semana.

El barquero y el guía que acompañaban a los jóvenes en la barca permanecen detenidos. El guía convenció a los muchachos de que podría llevarlos a la cascada de Tamul, lugar que querían visitar, por una ruta segura, pese a que las autoridades turísticas les habían dicho que no se podía llegar a ella por el mal tiempo.

Pese a que las lluvias habían aumentado el caudal y la fuerza del río, el barquero les aseguró que no había peligro. Sin embargo, casi al llegar a la otra orilla, saltó de la barca abandonándolos a la fuerte corriente.

El barco volcó y los chicos cayeron al agua. Solo dos pudieron nadar hasta la orilla, el resto fue arrastrado por las aguas del río.